La provincia de Granada es la que más brotes de coronavirus ha registrado en la última semana en Andalucía, con un total de 28 declarados que afectan a 231 personas. Además, este jueves 22 de octubre ha sumado otros 786 positivos y once muertos, según los datos actualizados de la Consejería de Salud y Familias, consultados por Europa Press.

De la semana pasada siguen activos 26 brotes y este jueves se han sumado nuevos casos en los declarados en varias residencias de mayores. Así, en la Residencia N.S. Misericordia de Loja hay 57 casos (40 residentes y 17 trabajadores); en la Residencia El Pinar de La Zubia hay 19 casos y en la Residencia San Jaime de Huéscar hay 56 casos confirmados (42 residentes y 14 trabajadores). Por su parte, en la Residencia Vista Nevada de Ogíjares se mantienen 69 casos y se ha notificado un fallecido, con lo que ya son tres en total.

Respecto al brote en el área de Cardiología del Hospital Universitario Clínico San Cecilio, fuentes de la Junta han informado a los periodistas de que el número de confirmados se ha elevado a nueve entre profesionales y pacientes.

Un total de 360 pacientes con Covid-19 permanecen ingresados este jueves en los hospitales granadinos, donde se han producido 28 hospitalizaciones en las últimas horas, una de ellas en la Unidad de Cuidados Intensivos. En total, 51 personas están ingresadas en UCI en estos momentos.

El total de fallecidos por coronavirus desde el inicio de la pandemia se sitúa en 401, de los que once se han contabilizado en las últimas 24 horas.

Los datos acumulados de la pandemia arrojan 17.045 positivos, 1.887 hospitalizados (168 en UCI), 401 fallecidos y 4.802 curados, de ellos 82 lo han hecho en el último día.

«Abiertos» a más medidas en Granada

El delegado de Salud de la Junta en Granada, Indalecio Sánchez Montesinos, ha señalado que «todas las posibilidades están abiertas» respecto a las medidas que puedan tomarse para frenar la pandemia. Si bien, ha recalcado que las decisiones que se adopten atenderán a criterios epidemiológicos.

El delegado ha reconocido que la situación de los hospitales de la capital granadina es «compleja» y preocupante». Sin embargo, ha lanzado un mensaje de «serenidad» incidiendo en que se está aplicando el plan de contingencia con la experiencia acumulada de la primera ola de la pandemia.

Ha considerado además un «privilegio» el poder contar con las instalaciones del antiguo Clínico, que «se ha adaptado muy bien para que sirva de desahogo». Gracias a él se puede prestar a los ciudadanos la asistencia sanitaria «que merecen», tanto los que tienen coronavirus como otras patologías.

Preguntado sobre si se estudia un cierre perimetral de Granada, ha dicho que «todas las posibilidades están abiertas». Ha recordado que las decisiones están pendientes del consejo interterritorial y del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía.

En todo caso ha hecho hincapié en que cualquier medida que se tome será con criterios epidemiológicos. Sus resultados dependerán de la responsabilidad individual de los ciudadanos, de que se entienda que «estamos en una pandemia» y «en una situación muy grave», ha argumentado.