La Guardia Civil ha desarticulado un grupo criminal dedicado al hurto de piñas que operaba en las provincias de Córdoba y Huelva. Ha detenido a diez personas por los delitos de hurto, receptación y pertenencia a grupo criminal.

Así lo ha indicado la Benemérita que ha detallado que la operación se ha desarrollado en las provincias de Córdoba y Huelva. Se ha podido recuperar la totalidad de las piñas sustraídas, es decir, más de 33.000 kilos.

La investigación se inició en noviembre de 2019 tras una denuncia presentada por la sustracción de unos 33.000 kilos de piñas en Espiel.

Fruto de los servicios de prevención, pudo identificarse a ocho personas en las inmediaciones del paraje reseñado. Estas personas viajaban en diferentes vehículos y portaban en su interior sacos llenos con el fruto sustraído. Igualmente, llevaban herramientas y útiles utilizados para su recolección, sin que estos tuviesen autorización para su recogida.

Asimismo, fueron interceptadas otras cinco personas transportando en el interior de dos vehículos 900 kilos de piñas. Además, se intervinieron  herramientas y útiles para su recolección.

‘Modus operandi’

Las primeras investigaciones permitieron averiguar el ‘modus operandi’ utilizado por el grupo. Principalmente, consistía en el traslado de varios de los integrantes, de nacionalidad extranjera, hasta fincas de la provincia de Córdoba; previamente habían seleccionado, para sustraer las piñas y su posterior venta y distribución en la provincia de Huelva.

El avance de la investigación permitió sospechar que las piñas sustraídas pudieran estar siendo vendidas en la provincia de Huelva. Allí fueron identificadas tres personas que habían efectuado varias compras de piñas a los identificados Córdoba.

Asimismo, durante el desarrollo de la inspección, se procedió a la inmovilización de las mismas. Se comprobó que estas personas no poseían autorización del aprovechamiento por parte de la Consejería de Agricultura de Andalucía.

Igualmente, estas personas fueron sorprendidas un tiempo después cuando se prestaban a cargar un camión con la piña inmovilizada. Por ello, se procedió a la instrucción de las pertinentes diligencias, depositando el fruto en el centro administrativo El Acebuche.

La Guardia Civil ha destacado «la complejidad de las investigaciones realizadas», ya que el objetivo de las mismas «no consistía solo en la detención de los autores, sino también llegar hasta los puntos de receptación, para así poder recuperar el fruto sustraído».