Agentes de la Guardia Civil de Cádiz, en el marco de la operación denominada ‘Darkness’, ha desarticulado una organización criminal dedicada a la venta de cocaína y heroína en Barbate, en lo que se conoce como ‘menudeo’.

En la operación, se ha detenido a una persona y se han investigado a otras 18; cuatro de los cuales se encontraban en prisión por presuntos delitos relacionados con el narcotráfico.

Medio kilo de cocaína y heroína de «alto poder adictivo»

Según ha explicado en una nota la Guardia Civil, como consecuencia de esta operación y, tras cuatro meses de investigación, se ha incautado de medio kilo de cocaína en roca; numerosas dosis de «rebujo» y mezcla de cocaína; y heroína de alto poder adictivo. Esto último consiste en que los vendedores aumentan la cantidad de heroína en la mezcla para aumentar la necesidad de consumo entre sus clientes y así aumentar las ventas.

Se da la circunstancia de que, el punto de venta más activo, se encontraba en el mismo bloque de viviendas en el que se situaba el principal punto desarticulado durante la operación ‘Carrero’.

Un comienzo poco definido

Según la Guardia Civil, la operación ‘Darkness’ no tiene un comienzo bien definido; ya que, desde la explotación de la operación ‘Carrero’ a primeros de marzo de este año, los guardias civiles del Puesto de Barbate no han cejado en su empeño de que no se ocupara el vacío de poder dejado por el clan de Norberto.

Así, se montaron dispositivos de control y vigilancia en la zona, que unas veces permitían la intercepción de consumidores; en otras a personas que regentaban puntos de venta en localidades de La Janda; y que se desplazaban hasta la Barriada del Pinar para comprar «papelas» de «rebujo» ya preparado y que posteriormente volvían a adulterar.

Además, el 22 de abril, en pleno Estado de Alarma, se detuvo a una persona que ocultaba entre sus ropas dos envoltorios con 56 gramos de cocaína en roca y 16 de heroína. Asimismo, el 30 de julio se interceptó al cabecilla de la organización cuando volvía de comprar medio kilo de cocaína en roca; que garantizaba el suministro de estupefacientes para sus compradores.

La Guardia Civil redobló los esfuerzos

La frecuente ida y venida de consumidores de sustancias estupefacientes a la zona de la barriada del Pinar, alertaba a la Guardia Civil de que nuevos relevos habían tomado el testigo en la venta de estupefacientes. Por ello, los esfuerzos se redoblaron; sobre todo cuando el principal foco de venta se encuentra junto a un Instituto de Educación Secundaria de Barbate.

Ante esta situación, la Guardia Civil estableció diversos dispositivos de vigilancia; dando como resultado la interceptación de consumidores de droga a los que se les intervinieron pequeñas cantidades de sustancias estupefacientes adquiridas en los domicilios controlados.

Además, toda la información obtenida permitió a los guardias civiles desentrañar el organigrama de la organización investigada; permitiendo este pasado miércoles 21 llevar a cabo la investigación de 13 miembros de la organización en Barbate; uno en Medina Sidonia y otros cuatro en centros penitenciarios donde se encuentran por hechos anteriores relacionados con el narcotráfico. A todos ellos, hay que sumar la detención practicada el pasado 30 de julio a otra persona para la que se decretó su ingreso en prisión preventiva.