El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado, este jueves 22 de octubre, la declaración de emergencia en la contratación de servicios de asistencia sanitaria complementaria a usuarios del Servicio Andaluz de Salud (SAS); afectados por la suspensión de estudios diagnósticos o intervenciones quirúrgicas como consecuencia de la pandemia por Covid-19.

El montante total de estos contratos de emergencia suma 36.109.374,22 euros; de los que 3.090.193,22 corresponden a pruebas diagnósticas y 33.019.181 euros, a operaciones.

Según ha informado la Junta de Andalucía, debido a la situación pandémica provocada por el Covid-19, han sido muchos los pacientes que, durante el estado de alarma y a causa de la suspensión de la actividad de asistencia programada, han visto pospuestos sus estudios diagnósticos y vencidos sus plazos garantizados de respuesta asistencial.

El SAS ha puesto «todos los medios a su alcance»

Ante ello, el SAS ha puesto «todos los medios a su alcance, a través de recursos internos y externos, para dar respuesta a estos pacientes; reforzando e incrementando la actividad asistencial».

Estos contratos tratan de dar solución lo antes posible a aquellos procedimientos diagnósticos que no han podido ser realizados en Andalucía como consecuencia de la alerta sanitaria; en previsión además de futuros rebrotes que pudieran volver a ralentizar o incluso paralizar la actividad de los centros sanitarios; y que podrían causar daños irreparables.

Con fecha 15 de julio de 2020, el SAS acordó la contratación mediante tramitación de emergencia de estos servicios de asistencia sanitaria complementaria; concertándolos con centros de titularidad privada para el cumplimiento de los servicios necesarios en los plazos demandados.