La dirección de Airbus y el Comité Interempresas han logrado alcanzar un acuerdo sobre el plan de desvinculaciones voluntarias. Incluye prejubilaciones para trabajadores de más de 59 años y bajas incentivadas.

Los sindicatos que suscriben el acuerdo entienden que cumple «con creces» el requisito marcado de negociar un plan social de adhesión voluntaria. Todo al igual que en los otros tres países del grupo (Francia, Reino Unido y Alemania).

Prejubilaciones de aplicación igualitaria

Según recoge el acuerdo, las prejubilaciones son de aplicación igualitaria para trabajadores ‘white collar’ y ‘blue collar’ y para mayores de 60 años se ofrece el 85% del salario bruto, con un convenio especial con la Seguridad Social hasta los 63 años revalorizado de año en año en función del crecimiento de las bases de cotización.

Además, se recoge un complemento bruto de 20.000 euros a los 63 años más dos nóminas si se adhiere el empleado en el primer plazo. En el caso de los trabajadores de 59 años, las prejubilaciones tienen las mismas condiciones pero con el 80% del salario bruto.

Otro de los modelos acordados en el plan es de bajas incentivadas, con una indemnización de 45 días por año trabajado hasta un máximo de tres anualidades o 300.000 euros, lo que supone «unas cuantías muy por encima de la media actual no sólo en España sino en empresas del sector», según han destacado los sindicatos en un comunicado.

Excedencias incentivadas

Otro punto del plan recoge excedencias incentivadas, que para el comité interempresas es «una opción en el contexto actual sumamente atractiva».

Además, según la información trasladada por el Comité Interempresas de Airbus, se ha creado una comisión de seguimiento del acuerdo de prejubilaciones y bajas. Y es que según han argumentado los sindicatos, «el actual momento requiere de máxima unidad y seguir trabajando de manera conjunta y leal en el mejor desenlace posible de la situación».

Desde los sindicatos han animado a los trabajadores de Airbus a adherirse y apuntarse «a cualquiera de las tres figuras que se adapte a cada circunstancia personal», aunque señalando que, como su nombre indica, es un plan de adhesión voluntaria al plan de bajas y «como tal es libre y voluntario«.

Un conflicto que viene de lejos

Hay que recordar que el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco, se reunía con representantes del sector de la construcción aeronáutica en la provincia para abordar cómo les ha afectado el Covid-19; la paralización de los centros de fabricación o la aplicación de los ERTE; así como para conocer la forma en la que va a encararse el futuro y va a retomarse la producción.

Según ha informado la Subdelegación en una nota, Pacheco ha valorado las fortalezas de este sector en la provincia. Defendía que «se tiene que entender al sector aeroespacial como un sector estratégico para el desarrollo económico, social y laboral en el entorno de la Bahía de Cádiz, donde siempre se ha demostrado el buen hacer y la excelencia».

Durante el encuentro, el subdelegado del Gobierno en Cádiz ha escuchado las demandas de los presidentes de los comités de empresa de Airbus en Puerto Real y El Puerto de Santa María, con quienes ha valorado hacia dónde debe encaminarse esta industria en la provincia y la consistencia en la Bahía de un sector que tiene una experiencia de 93 años.

Asimismo, en la reunión se han valorado las fortalezas de las plantas gaditanas, entre las que se encuentran, a nivel logístico, su conexión vía marítima; el hecho de ser un referente en la producción del A-380, conocimiento que se puede transferir a nuevas líneas de producción; la ventaja de contar en el entorno con una estructura de formación universitaria y profesional vinculada al sector; o las futuras sinergias con el Centro de Fabricación Avanzada, entre otras.