El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha adelantado que, previsiblemente, la Comisión de Salud Pública va a acordar rebajar la cuarentena de 14 a 10 días para los contactos estrechos de un caso confirmado de Covid-19, sin que sea necesario que tengan una PCR negativa.

Illa se ha pronunciado así en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, después de que el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, haya anunciado que Cataluña reducirá a partir de la semana que viene de 14 a 10 días la cuarentena de contactos estrechos por coronavirus.

En la actualidad, según ha recordado el ministro de Sanidad, los protocolos establecen que las personas positivas por PCR las cuarentenas se pueden reducir de 14 a 10 días, si en los últimos tres días la persona no presente síntomas. En cuanto a los contactos estrechos, que no han dado positivo en una PCR, éstos pueden reducir la cuarentena a 10 días si en el décimo día hay una PCR es negativa.

Ante este escenario, la Comisión de Salud Pública ha acordado que en el caso de los contactos estrechos se reduzcan las cuarentenas a 10 días sin necesidad de tener una PCR negativa. «La información que tengo es que hay un acuerdo amplio, sino unánime, en esta decisión y lo más probable es que se adopte», ha apostillado.

Madrid estudia un confinamiento completo

Esta noticia llega el día en el que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha confirmado que el Gobierno regional estudia extender las restricciones de movilidad a «otras muchas» zonas y no ha descartado que pudiesen llegar a aplicarse en toda la autonomía.

«Anuncio que no va a ser solo en esas 37 áreas, en todas las zonas; porque a mí no me sabe bien, y esto sé que está sucediendo, lo veo, que a partir de mañana o pasado haya un bar en Vallecas o en Usera que cumple todas sus normas, que a las 10 esté cerrado, y que todo el mundo esté de copas como si no pasará nada a las 11 o a las 12 en Chamberí, en Salamanca, en Chamartín…», ha señalado en una entrevista en ‘Onda Cero’, recogida por Europa Press.

La presidenta madrileña, que no ha rechazado que se acaben extendiendo «de manera autonómica», ha detallado que ahora lo que están haciendo es viendo dónde hay zonas donde el contagio en «muchísimo mayor» para aplicar de manera «más severa las restricciones». «Pero seguirán», ha apuntado.

Ayuso ha defendido que estas medidas no van por barrios «por una cuestión de estigmatizar a ciudadanos» sino para «evitar el virus». Así, ha insistido en que «donde tengan que actuar, lo harán».