Casi 12.000 euros cuesta el jamón más caro del mundo, que se fabrica en Andalucía. Ya tiene que estar rico este jamón, que ha logrado el el Récord Guinnes al jamón más caro del mundo, con un precio de venta de 1.429.000 yenes (11.881 euros).

El jamón que ha sido galardonado se elabora en el municipio de Corteconcepción (Huelva) y es cien por cien Ibérico de Bellota, con más de cinco años de curación. Su elaborador, la sociedad Sierra Mayor Jabugo, tiene sus instalaciones en Corteconcepción, en pleno Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, donde produce jamones y otros productos ibéricos.

Así, según ha indicado la empresa, el jamón galardonado procede de un cerdo ibérico «cien por cien puro, de calidad Bellota». Este animal es «procesado a los dos años de edad y criado en libertad, junto a sus hermanos de piara»; en las dehesas de Sierra Mayor, situadas en las provincias de Badajoz y Huelva.

En este caso se tiene un especial cuidado en la genética en pureza de este cerdo ibérico. Este animal tiene una «alimentación natural durante la montanera de la campaña 2014-15, exclusivamente a base de bellotas y hierbas».

El proceso de elaboración de este jamón, de más de 10 kilos de peso final, superó los cinco años en el pasado mes de enero de 2020. En todo momento siguió «el pausado proceso de secado y maduración natural y tradicional de la Sierra onubense».

Un proceso del jamón con varias fases

Este proceso «está influido por el entorno del pantano de Aracena, que sirve de moderador y afinador de los productos ibéricos de Corteconcepción. Quizás el mejor enclave de España para la curación de jamones y paletas ibéricas», ha apuntado desde la empresa.

Desde Sierra Mayor han indicado que son tres los factores «fundamentales y diferenciadores» de sus productos. En primer lugar, han destacado «su proceso de elaboración natural, en secaderos y bodegas sin máquinas que regulen su humedad y temperatura, solo condicionado por el microclima y microflora de la zona».

En segundo lugar, ha reseñado «la experiencia y buen hacer» de su maestro jamonero. Desde 1987 controla el proceso «para poder garantizar el mejor sabor y aroma». Y, por último, su limitada producción y «sostenibilidad», controlando directamente el proceso.

En este caso se tiene en cuenta desde los cerdos ibéricos y las dehesas donde se alimentan; hasta la elaboración y comercialización de las carnes, jamones, paletas y
embutidos.

En este contexto, ha subrayado que Sierra Mayor fue «la primera» instalación del sector ibérico autorizada para exportar a Japón y México, «países en los que el concepto ‘ibérico’ se ha asentado como símbolo de gran calidad y prestigio gastronómico».

Además, ha recibido, en sus más de 30 años de historia, diversos galardones y reconocimientos, como el primer premio obtenido en «la más importante feria de productos ecológicos, Biofach, en Núremberg, que en
2002 eligió un jamón cien por cien ibérico de bellota, también elaborado por la empresa».

Por último, han remarcado que este reconocimiento es «una buena noticia para el sector del cerdo ibérico español, que consigue un impulso de optimismo en estos momentos tan difíciles».