Cruz Roja acompaña a más de 3.000 personas que viven solas en Córdoba

La población vulnerable, principal foco de la intervención de la institución humanitaria durante los meses del estado de alarma

Cruz Roja ofrece compañía en Córdoba a más de 3.100 personas mayores que viven solas, un grupo de población especialmente vulnerable en estos tiempos de pandemia y que ha sido el principal foco de la intervención de la institución humanitaria durante los meses del estado de alarma.

Así lo ha indicado Cruz Roja en una nota en la que ha detallado que la entrega de alimentos y medicinas a domicilio, el seguimiento telefónico, el apoyo psicosocial y los talleres de estimulación cognitiva y gimnasia a través de las redes sociales son algunas de las actividades que el voluntariado de la entidad ha llevado a cabo con este grupo de población desde el pasado 14 de marzo.

Dichas acciones se han enmarcado en el Plan ‘Cruz Roja Responde’ frente al Covid-19 y en distintos proyectos subvencionados con fondos del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación.

Las personas mayores son el principal grupo de riesgo en esta pandemia del Coronavirus, «y es por eso que ellas han sido uno de los principales focos de intervención de nuestra entidad durante los últimos meses», tal y como ha explicado la responsable provincial del programa de Mayores de la institución humanitaria, María Torralbo.

Pero algunas de esas actividades ya se realizaban antes de que estallara la crisis del Coronavirus, puesto que combatir la soledad de las personas mayores es una de las líneas estrategicas del trabajo diario de Cruz Roja, que a través de sus distintas iniciativas orientadas a este grupo de población trata de fomentar una vida activa y saludable y las relaciones sociales.

No en vano, la organización tiene una amplia trayectoria en relación a la prevención de la soledad de las personas mayores, conoce la situación de este sector de la población, sus necesidades y dificultades, su potencial y sus posibilidades. Y actúa para evitar cualquier tipo de situación de exclusión social pero también cuando estas se producen.

En definitiva, las personas mayores son una prioridad para la entidad, que en apenas un lustro ha cuadriplicado el número de personas atendidas a través de diferentes proyectos encaminados a paliar la soledad, prevenir el maltrato, el abuso o la negligencia, fomentar un envejecimiento activo o favorecer la autonomía de las personas para permanecer en su entorno habitual, entre otros.

A través de proyectos como ‘Atención integral a personas mayores’ o ‘Atención a personas cuidadoras’, la organización ofrece acompañamiento a quienes viven solas, fomenta un envejecimiento participativo y mitiga el riesgo de sufrir situaciones de dependencia, con todo tipo de actividades que animan a adoptar hábitos saludables y la autonomía personal.

Estos proyectos cuentan con financiación de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, a través de los fondos procedentes de la asignación tributaria del 0,7 por ciento del IRPF, que se consignan marcando la casilla de ‘Actividades de Interés Social’ de la declaración de la renta: la llamada ‘X solidaria’.

Asimismo, Cruz Roja promueve otros servicios para las personas mayores, como la teleasistencia (domiciliaria, móvil y el localizador para personas con deterioro cognitivo) o los proyectos ‘Buen Trato a las Personas Mayores: Promoción del trato adecuado y protección frente al maltrato’ y ‘Atención a personas en proceso de envejecimiento’, ambos con fondos provenientes del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.