Comen almejas en un restaurante y hallan una perla valorada en miles de euros

La pareja se encontraba plácidamente celebrando el 40 aniversario de boda

Una noche para el recuerdo. Una noche con suerte. Una noche donde la ventura estuvo de parte de sus protagonistas. De sus enamorados protagonistas. Una pareja come plácidamente un plato de lentejas en un restaurante…

Y, de pronto, sin que nadie lo esperara, se produce el luminoso hallazgo: una pela negra. Apareció dentro de una de las almejas. De repente, como una aparición divina. La perla podía estar valorada en varios miles de euros.

Pongamos nombres a los protagonistas Nombres y fecha. El pasado 7 de julio, Noemí y Joaquín estaban celebrando su 40º aniversario de boda en una cena en el restaurante El Campanu de Gijón (Asturias).

El lugar y el motivo de la cena eran propicios para una velada serena y casi de ensueño. Pidieron de la carta varias recomendaciones. Entre ellas un plato de almejas de carril a la sartén con vino blanco.

Fue precisamente Joaquín quien comió la almeja afortunada. Pero justo al ponérsela en la boca apreció una cosa extraña en la concha sobrante. Un elemento redondo. Minúsculo. Primero pensó que era una impureza pero enseguida se dio cuenta de lo que realmente era y, por lo tanto, de la suerte que habían tenido.

Sonó la flauta con la melodía de la suerte. «No llegué a morderla y cuando la vi pensé que era una impureza, pero luego ya nos dimos cuenta de que se trataba de otra cosa», explica Joaquín González.

El propietario del restaurante, José Manuel Mori Cuesta, conocido como ‘El Marqués’ por supuesto está encantado con el hallazgo del matrimonio y dice que «sólo conoce otro caso como este en Andalucía».

Un dato curioso: el restaurante, por cierto, compra las almejas en la ría de Arosa (Pontevedra). Aunque la perla podría estar valorada en miles de euros, Joaquín ha decidido no venderla y regalársela a su mujer para que la ponga en un collar. Broche de oro para un aniversario sin duda redondo.