Ocupan una casa en Granada y atacan al inquilino con una espada

La Policía Local ha detenido a tres individuos por forzar una vivienda, de los cuales, uno fue reducido por los agentes al amenazar con una espada y después con una navaja

La Policía Local de Granada ha detenido a tres individuos investigados por ocupar ilegalmente una casa en la capital, uno de los cuales habría atacado con una espada al inquilino de la vivienda, cuando éste llegó y se encontró forzado el acceso.

Según ha informado la Policía Local en una nota de prensa, a las 21,15 horas de este pasado domingo 21 de junio, una de sus unidades fue requerida por una señora que manifestaba que en su domicilio había una riña.

Cuando los agentes llegaron a la vivienda, observaron a un individuo que supuestamente «portaba una espada» y estaba «agrediendo a otras dos personas», mientras éstas intentaban «defenderse del ataque».

En esos momentos, uno de los agentes golpeó en el brazo al agresor logrando que soltase la espada, tras lo cual habría intentado huir y sacado «una navaja del bolsillo del pantalón e infligirse varios cortes en los brazos», amenazado al policía que, «a pesar de la gran resistencia del atacante», logró reducirlo.

Una de las dos personas que estaban siendo agredidas por el sujeto era el morador de la vivienda, que manifestó, según ha informado la Policía Local, que había pasado el día fuera y, al llegar a su casa, se había encontrado «el candado de la cancela de acceso fracturado y el cristal de la puerta principal con el cristal roto».

Dentro se encontraban tres personas, con las que se inició una discusión, en el transcurso de la cual el detenido sacó una navaja con la que le habría intimidado para, posteriormente, coger «una espada decorativa que se encontraba en la propia vivienda y con varios aperos de labranza».

Las tres personas que accedieron al domicilio tras romper las cerraduras tenían sus pertenencias personales en el interior y, al parecer, la intención de permanecer en el mismo.

Una vez realizada la inspección de las dependencias, los policías encontraron la decoración revuelta y varios objetos rotos.

Uno de los vecinos corroboró que, efectivamente, el acceso no autorizado a la vivienda se había producido ese mismo día.

Por ello, se procedió a la detención y traslado a dependencias policiales de las tres personas que se encontraban ilegítimamente en el interior de la vivienda.

El agente actuante, a pesar de sufrir lesiones al proceder a la detención del agresor, no precisó asistencia sanitaria en un primer momento.