¿Tienes planes para este fin de semana?

Ofrecemos algunas saludables propuestas para enriquecernos este sábado 23 y domingo 24

El sol ha hecho acto de presencia. De nuevo. Porque jamás dejó de hacerlo -sol y Andalucía siempre van de la mano- ni siquiera durante las semanas precedentes: cuando el embate y el combate contra el coronavirus alcanzaba su cénit de mayor peligrosidad.

Aún no estamos fuera de la misma -de la peligrosidad más cruenta- ni tampoco nadie puede asegurar que tampoco regresen por sus fueros repuntes de contagios (todo dependerá de la disciplina y de la capacidad de atención de los ciudadanos a las normas sanitarias).

Sí, el sol ha hecho acto de presencia. Pero ahora también el calor. Con un redoble de justicia. El sol se ha colado -nunca de rondón- por los entresijos de los hogares para tomar el don de mando. Las temperaturas ya son otras, ya son muy otras, de modo que la ropa de invierno ha regresado a los armarios.

El sol ha acampado a sus anchas sobre las azoteas y patinillos. El verano anticipado ya adelanta sus posiciones. Pillando a la sociedad en una desescalada que aún sostiene sus más atentas expectativas. En el sur del Sur gusta sobremanera el verano, pero jamás cupo la alternancia de unas calendas tan extrañas de distancia social y de bocas cubiertas.

Salir, sí, ya se puede salir pero con guantes y mascarillas -aunque aún todos los ciudadanos prefieren curarse en salud, y nunca mejor dicho, manteniendo un confinamiento más que prudente-. Como está mandado. La relajación en estos momentos, así como la prisa, es mala consejera. E incluso un punto traicionera, por ello guardar trinchera en casa es una opción que ni pintiparada para seguir ganando pulsos al dichoso virus.

Hay quienes, incomprensiblemente, se aburren en casa. Como si del hogar dependiese su distracción y no de la capacidad imaginativa de cada cual. O del cultivo de sus hobbies. En la Era Digital, además, cualquier opción audiovisual, por ejemplo, es una catarata inagotable de posibilidades. No digamos la fuente del saber y la catapulta de la evasión de la lectura. O la oxigenación de salud del deporte…

Es un poner. Por esta razón ofrecemos saludables propuestas para disfrutarlas hogar adentro, en nuestra casa, a solas o con los nuestros, que ambas disposiciones benefician el espíritu. Aburrirnos es matar el tiempo malgastándolo. Una elección imperdonable. No hacer nada va en nuestra contra. He aquí algunas sugerencias para este sábado 23 y domingo 24:

Primero: lea. La lectura otorga libertad y seguridad en sí mismo. Traslada al lector a otro mundo sin moverse del suyo. El hábito de la lectura se adquiere cultivándolo. A nadie perjudica. A nadie daña. A nadie malhiere.

Los libros no necesitan pilas. Y no se escacharran. Son obedientes y leales. Permanecerán a nuestro lado cada vez que los requiramos. Dos libros recomendamos. Uno de poesía: la antología poética de Gerardo Diego. Nunca es tarde para descubrir a este poeta pianista

Y otro de novela: ‘Los pasos perdidos’ de Alejo Carpentier. Prosa cuidada. Prosa envolvente. Prosa sin prisa. Prosa barroca. Prosa que enseña. Prosa que describe. Alejo Carpentier como autor de un mundo exótico lleno de riquezas estilísticas. No se arrepentiré de hundir la mirada en estas páginas que enganchan desde su primer renglón.

Segundo: escuche música. Con los ojos cerrados. En el rincón preferido de su casa. Evadiendo a realidad circundante. Durante un rato. Si quiere oír música con los ojos abiertos puede acudir al ancho arsenal de YouTube. Y elija sus cantantes preferidos. Sobre todo los que cultiven letras que suban el ánimo. Letras positivas. Redescubra cantantes, por ejemplo, de la talla de Marco Antonio Solís. Vea su dúo con Pasión Vega interpretando ‘Como tu mujer’. No se arrepentirá.

Otra opción musical es subirse al carro de los directos en redes sociales que están realizando en estos días cantantes del país. O los vídeos de interpretación de temas desde casa que se graban artistas renombrados. Es el caso de David Summers, líder del grupo Hombres G, quien está colgando en su perfil de Instagram auténticas delicias de acústicos junto a su hijo, ambos guitarras en mano.

Si busca en Internet ‘Somos Cine’, la página web de Televisión Española le ofrece una serie de películas recientes del cine español que ahora han sido colgadas como gentileza de cara al confinamiento. Usted podrá sumergirse en los fotogramas de comedias, de dramas, de thrillers… En la órbita del mejor cine español.

Sí, decídase por ‘Somos Cine’. Y comparta en familia peliculones como ‘Campeones’, ‘Juieta’, ‘El olivo’, ‘Un día perfecto’, ‘ma ma’, ‘Handia’, ‘El clan’, ‘¿Quién mató a Bambi?’, ‘La novia’, etcétera. El cine es cultura con mayúsculas. No deje pasar la actuación de una magistral Penélope Cruz en ‘ma ma’, una cinta que conmueve y emociona.

El cine nos ilustra. Una película es una obra no como “medio para” sino como “fin en sí misma”. Ya esta misma semana ha declarado Eduardo Casanova que para hacer una película se requiere de mucho trabajo, mucho esfuerzo y mucho dinero. Disfrutemos, pues, al máximo, de cada título.

Dos recomendaciones últimas. Iníciese en el yoga. Le reportará muchas ventajas físicas y psicológicas. No observe el yoga como una quimera. No es necesario ser un atleta para practicarlo. Ni mucho menos. Además existen innumerables tutoriales en Internet para iniciados. E incluso sesiones guiadas en Instagram. Subrayemos aquí el de Patricia Montero.

Por último: la cocina. Pero no el gusto por hincar el diente. Sino por el de aprender a cocinar. O, si ya nos sabemos unos cocinillas prometedores, no será mala cosa elaborar recetas junto a su pareja, a sus hijos. A sus parientes más cercanos. Cocinar relaja y une familiarmente. Es un aprendizaje además de unos a otros. Así, al mismo tiempo, pasaremos un fin de semana de rechupete.