Los ayuntamientos del Bajo Andarax no abrirán sus piscinas municipales este verano

La decisión pasa principalmente por no poder garantizar la salud de los usuarios

Los siete ayuntamientos que conforman la comarca del Bajo Andarax no abrirán este verano sus piscinas municipales como consecuencia de la crisis sanitaria del covid-19; una decisión tomada en conjunto por los consistorios de Huércal de Almería, Benahadux, Viator, Pechina, Rioja, Gádor y Santa Fe de Mondújar en una reunión mantenida este viernes de forma telemática.

Según han informado a través de la mancomunidad, la decisión de no abrir sus piscinas municipales durante los meses de verano pasa principalmente por no poder garantizar la salud de los usuarios debido a las restricciones en el aforo, limitado a un 30 por ciento, y la «complejidad» para poder cumplir con las medidas de seguridad y desinfección establecidas.

En este sentido, han incidido en la laboriosidad que supone desinfectar el suelo cada vez que se entre y se salga de la piscina o mantener la distancia interpersonal, lo que hace que tampoco se puedan tener las máximas garantías de que no se produzcan posibles contagios de la enfermedad.

El alcalde de Huércal de Almería, Ismael Torres (PP), ha destacado que «vamos todos los ayuntamientos del Bajo Andarax de la mano, por responsabilidad y por garantizar la salud y la seguridad de todos los ciudadanos».

«Es una decisión consensuada entre todos y para nosotros prima la seguridad de nuestros vecinos antes que la apertura de la piscina», ha añadido el regidor huercalense, quien ha destacado además «la buena predisposición de los siete alcaldes en coordinarnos como comarca y tomar decisiones conjuntas que afecten a la totalidad de nuestros vecinos».

Por su parte, la alcaldesa de Benahadux, Noelia Damián (PP), ha indicado que «llevábamos varias semanas hablando del tema y todos decidimos que lo mejor era no abrir, primando siempre la salud de los benaducenses, que es lo importante. Es una decisión difícil pero es la más acertada y sensata, los vecinos lo entenderán porque es un problema de salud y no queremos correr el más mínimo riesgo».

El alcalde de Viator, Manuel Jesús Flores Malpica (PSOE), ha destacado que «es una medida que se toma por responsabilidad y en pro de preservar la salud de nuestros vecinos y vecinas», ya que «asumir riesgos en una situación como la que estamos viviendo no es la mejor opción y nuestros vecinos lo van a entender perfectamente».

Juan Manuel López (PSOE), alcalde de Pechina, ha reconocido que «ha sido un ejercicio de responsabilidad de los siete municipios de la comarca del Bajo Andarax, una decisión dura de tomar pero necesaria para garantizar la seguridad y prevenir posibles contagios de coronavirus».

En cuanto al alcalde de Rioja, Manuel Juárez (PSOE), ha señalado que «ha primado la seguridad de los vecinos antes de prestar este servicio». «No podemos echar abajo dos meses de confinamiento. Hay que volver a la vida normal de forma muy lenta y precavida y sigue habiendo mucha preocupación vecinal por la pandemia a pesar de que no hemos registrado ningún positivo por coronavirus», ha apuntado.

La alcaldesa de Gádor, Lourdes Ramos (pp), ha añadido que «por encima de la viabilidad o la inviabilidad de poder abrir las piscinas, ha prevalecido la salud. Ha sido una decisión difícil, pero por sentido común y la responsabilidad que tengo, lo mejor es no abrir la piscina este año por prevención y por la propia salud de los vecinos».

Por su parte, Trinidad Góngora (PSOE), alcaldesa de Santa Fe de Mondújar, ha explicado que «en estos momentos tan complicados debe primar la salud por encima de todo y aunque es difícil tomar decisiones así, debemos de hacerlo. Con los recursos que tenemos no se puede garantizar que se cumplan las normas».