Una residencia de ancianos de Málaga registra seis fallecidos por Covid-19

Una decena de trabajadores de esta residencia se habrían infectado

El Centro Asistencial Santa Isabel de Málaga capital ha confirmado que seis ancianos a los que atiende han fallecido por coronavirus, a lo que «se sumarían otros cuatro» que han perecido en el Hospital Regional Universitario de Málaga.

Así lo ha explicado a Europa Press el gerente de la residencia, José María Escobar, que ha asegurado que hacen «todo lo humanamente posible» para hacer frente al COVID-19 en el centro, que cuenta con 43 trabajadores para 67 ancianos de una media de edad de entre 90 y 95 años.

«Nosotros tuvimos la mala suerte o la desgracia de infectarnos del coronavirus», ha indicado Escobar, que ha precisado que han luchado contra el virus con sus propios medios «al principio», si bien ahora cuentan con la ayuda de la Unidad de Residencias de la Junta de Andalucía, a quien ha agradecido su trabajo.

El gerente ha explicado que aunque «ha habido varios fallecidos», actualmente «gracias a Dios está controlado y vamos hacia delante». Escobar ha asegurado que el centro ha pasado «perfectamente» las distintas inspecciones, así como que «bastantes de los abuelos que estaban afectados ya han dado negativo, digamos que se han curado aquí dentro del centro».

Concretamente, quedan 12 ancianos infectados «con uno que hay que hacerle otro tipo de prueba», mientras que el pasado lunes había 22, ha resaltado Escobar, que ha indicado que «los demás se han sanado y están ya en sus plantas curados».

El gerente ha detallado que «desde el viernes ya se estaban poniendo por indicación de los médicos antivirales a los abuelos que estaban infectados» y que todos los que han mostrado los «mínimos síntomas» han sido aislados.

«Tenemos un equipo médico y de enfermería dentro del centro muy competente y el personal está dando todo lo que puede dar de sí y algo más, como gerente estoy súper agradecido a todo mi personal y estamos haciendo las cosas lo mejor que podemos dentro de nuestras posibilidades y de nuestros medios», ha afirmado Escobar.

«No sé cómo entró el virus a la residencia, sí es verdad que ha entrado», ha indicado el gerente, que ha explicado que su mujer, trabajadora social del centro, ha estado ingresada en el Hospital Regional y él ha permanecido aislado. «Nos contagiamos al principio, por los motivos que fueran», ha puntualizado.

Escobar ha señalado que ahora trabajan «con muchas protecciones, al principio nos pilló a todos con el pie cambiado; la residencia se desinfecta dos o tres veces a la semana, todo el mundo va con sus trajes EPI, sus mascarillas, con sus máscaras, con sus guantes, haciendo todo lo habido y por haber, duplicando la limpieza».

«Se ha hecho todo lo máximo posible dentro de que esto es una residencia para cuidar personas mayores, que no estamos preparados como un hospital», ha remarcado.

Una decena de trabajadores de esta residencia se habrían infectado, según las informaciones publicadas este miércoles al respecto por la prensa local.