Monachil mantiene en las casas su tradición de rodar un huevo por San Marcos

La tradición consiste en rodar un huevo por alguna de las cuestas que hay en la localidad, para que se vaya pelando solo, y comérselo después acompañado de un hornazo

Los vecinos de Monachil, municipio del área metropolitana de Granada, cumplirán esta semana con una de sus tradiciones más curiosas, que tiene lugar cada año con motivo de la festividad de San Marcos, que se celebra el 25 de abril, y que consiste en rodar un huevo, aunque este año en casa a causa de las restricciones decretadas contra la pandemia del coronavirus.

Según ha informado el Ayuntamiento de Monachil en una nota de prensa, la tradición consiste normalmente en rodar un huevo por alguna de las muchas cuestas que hay en la localidad, para que se vaya pelando solo, y comérselo después acompañado de un hornazo.

Sin embargo, debido al confinamiento por el coronavirus, la Concejalía de Fiestas de Monachil ha animado a los vecinos a mantener la tradición, pero de una manera distinta: rodando el huevo en las escaleras o rampas de sus casas.

Además, el Ayuntamiento también ha pedido a los monachileños que inmortalicen este momento en foto o vídeo, y que se los envíen por correo para publicarlos en su página oficial de la red social Facebook.

Monachil celebra San Marcos este sábado, 25 de abril, y cada año son muchos los vecinos que degustan los tradicionales hornazos de aceite pasando un día en el campo con la familia y amigos.

«Como este año esto no va a ser posible, queremos que todo el mundo celebre San Marcos desde casa, y cumplan con la tradición de rodar el huevo en sus casas», ha explicado el concejal de Fiestas de Monachil, Iván Porcel, quien ha agregado que también se celebra con chocolate, pasas y habas.

El alcalde de Monachil, Jose Morales, ha animado, por último, a todos los vecinos a celebrar San Marcos desde sus casas, «para cumplir un año más con una de nuestras tradiciones más bonitas, a pesar de las circunstancias, y compartir con todos los demás este momento tan divertido de rodar el huevo y comer hornazos juntos».