Los hosteleros apoyan la desescalada en Almería

«Exigimos, cuando menos, que ello se haga con las máximas garantías posibles tanto a nivel sanitario como económico», afirman

Los hosteleros de Almería han exigido «medidas concretas» ante la intención anunciada por la Junta de Andalucía de comenzar la desescalada del confinamiento en Almería, y han abogado por la apertura «paulatina» de los bares que se encuentran en polígonos industriles cuyas naves ya están funcionando o establecimientos que cuenten «con terrazas y amplios espacios exteriores».

En un comunicado, Ashal ha valorado la iniciativa del Gobierno andaluz pero ha insistido en la «concreción» antes de tomar ninguna decisión ya que «después de mes y medio de cierre, perdida la Semana Santa y con grandes incertidumbres ante un verano que tenemos prácticamente encima, no nos podemos permitir dar pasos en falso».

«En lo que respecta al sector hostelero exigimos, cuando menos, que ello se haga con las máximas garantías posibles tanto a nivel sanitario como económico», ha señalado el presidente de la patronal hostelera, Diego García.

En esta línea, ha apuntado que «antes de dar ningún paso, se hace necesario hacer pruebas masivas de CPR a la ciudadanía y especialmente a los hosteleros y a la vez conocer en qué condiciones deberían realizar su trabajo y que medidas sanitarias tendrían que implementar, de manera que si ello conlleva el uso de mascarillas, guantes o geles hidroalcohólicos se tengan garantías de que este material va a ser accesible».

También entienden desde los hosleteros que se hace necesario «establecer un protocolo de actuación consensuado con hosteleros que permita evaluar el impacto que todo ello puede conllevar a cada establecimiento ya que si hay que guardar distancias de seguridad, por ejemplo, ello afectará de muy diversas maneras a los locales». Además, ha indicado que se debe clarificar qué va a suceder con los plazos de los ERTES.

«La desescadala no sólo va a tener que ser de forma progresiva dentro del territorio sino que dentro de nuestro sector es probable que también deba llevarse a cabo de forma paulatina, tal vez poniendo en marcha primero aquellos bares que se encuentran en polígonos industriales, por ejemplo, cuyas naves ya están funcionando, o establecimientos que cuenten con terrazas y amplios espacios externos», han precisado.

Al hilo de esto, García ha insistido en que todo apunta a que el retorno a la actividad «será lento y con una capacidad seriamente mermada con respecto a la que cada local tenía antes de iniciarse el estado de alarma».

Ashal ha pedido a las administraciones la puesta en marcha de «contundentes medidas que permitan al mayor número posible de empresarios hosteleros aguantar el tiempo necesario hasta que se pueda volver a la actividad con seguridad y un buen rendimiento».

«El sector hostelero de Almería no vive del cliente local sino más bien buena parte de su rentabilidad se debe al gran número de personas que visitan la provincia a lo largo de todo el año y la movilidad, por el momento, no se contempla», ha concluido.