La Junta realiza 11.892 test rápido en residencias en Málaga

Los test han sido realizados tanto a usuarios como a trabajadores

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha realizado en la provincia de Málaga un total de 11.892 test denominados rápidos a los usuarios y trabajadores de las residencia de mayores de la provincia de Málaga.

Estas pruebas, destinadas a detectar casos de COVID-19 entre los residentes o el personal cuidador de los mayores, se han realizado hasta el momento en el 88 por ciento de los centros ubicados en la provincia y sin que fuera precisa una sintomatología previa.

La finalidad es tener una radiografía lo más precisa posible de la situación entre la población más vulnerable ante esta enfermedad y poder así establecer los procedimientos y protocolos de aislamiento necesarios en los casos en los que se ha detectado el coronavirus y no se había desarrollado la enfermedad, según han informado desde la Junta a través de un comunicado.

Así, hasta el pasado 18 de abril y a través de la Delegación territorial de Salud y Familias, se han realizado 7.327 test rápidos a mayores y personas con discapacidad de todas las residencias malagueñas, tanto públicas como privadas.

De esta cifra, se han obtenido 235 casos positivos y se han aplicado, en cada caso, las medidas previstas en función de los protocolos dictados por el Ministerio de Sanidad.

También se han sometido a dichos test un total de 4.565 trabajadores de estos centros sociosanitarios en toda la provincia, con un resultado de 72 casos positivos en COVID-19.

Han apuntado, además, que se trata de unos test esenciales para conocer el riesgo entre personas asintomáticas, ya que pueden portar el virus y contagiarlo en un entorno sensible y vulnerable como es la tercera edad.

Para ello está siendo esencial el seguimiento diario que realiza la Unidad de Residencias y del Distrito Málaga-Guadalhorce a través de las Enfermeras Gestoras de Casos con el apoyo de las enfermeras de familia, que coordinan la realización de las pruebas en dichos centros. De igual modo, han añadido que es fundamental la asignación de un médico de centro de saluda para cada una de las residencias.

La Consejería mantiene la campaña de test masivos en las residencias de mayores en Andalucía como la mejor estrategia contra el virus y estas pruebas se suman a otras realizadas hasta el momento en este tipo de centros, en los que ya se venían realizando PCR tanto a residentes como a profesionales sociosanitarios.

Así, este aumento del número de pruebas se está viendo ya reflejado en los datos que se ofrecen de Salud Pública y que se van introduciendo en la Red de Alerta.

Por otro lado, desde la Consejería de Salud y Familias han recordado que «la rapidez del Gobierno andaluz frenó antes la epidemia en las residencias, donde se empezó a actuar el 3 de marzo, once días antes de que lo ordenara el mando único».

En relación con la actuación concreta de la Junta, los equipos directivos de atención primaria de los distritos sanitarios cuentan con un Plan de Contingencia para garantizar la asistencia en los centros residenciales para mayores de su área geográfica de competencia, que incluye el seguimiento diario, incluidos fines de semana, de la totalidad de los centros residenciales de mayores y de discapacidad.

Este seguimiento se lleva a cabo por las Enfermeras Gestoras de Casos con el apoyo de las enfermeras de familia. Dependiendo de los casos se organiza la atención médica presencial a través del desplazamiento de los equipos de Salud del centro sanitario o la activación de los Servicios de Urgencia y, cuando sea necesario, de los Servicios Especializados Hospitalarios en coordinación con el Hospital, y se trabaja con el centro para establecer en cada caso la solución más adecuada.