Acosa por redes sociales y visitas a su expareja en Málaga

El susodicho ya fue denunciado en 2017 por su expareja

Agentes de la Policía Nacional en Málaga han detenido a un hombre de 33 años y nacionalidad española por su presunta responsabilidad en un delito de acoso u hostigamiento en el ámbito de la violencia de género, ya que supuestamente acosó a su expareja, que ya lo había denunciado en 2017 por hechos similares. Un juzgado le ha prohibido comunicarse y acercarse a la víctima a menos de 500 metros.

La investigación se inició el pasado 6 de abril a raíz de la denuncia de una mujer en relación a la situación de acoso a la que estaba siendo sometida supuestamente por parte de su expareja, según han informado desde la Comisaría Provincial a través de un comunicado.

Según la Policía Nacional, el hombre, al que ya había denunciado en 2017, supuestamente había vuelto a acosarla desde agosto de 2019 mediante mensajes a través de distintas redes sociales y multitud de llamadas a su móvil desde números privados.

La chica comenzó bloqueando las llamadas ocultas para evitar que la situación continuara; pero su exnovio comenzó «a merodear su domicilio actual, así como otros donde había residido con anterioridad».

Una vez aportadas todas las pruebas y contrastados los hechos, se estableció un dispositivo de localización del investigado para posteriormente proceder a su detención por su presunta responsabilidad en un delito de acoso u hostigamiento en el contexto de la violencia de género sobre su expareja.

Las diligencias practicadas han sido remitidas al Juzgado de Violencia Sobre la Mujer número 2 de Málaga que ha prohibido al detenido comunicarse con la víctima y acercarse a ella menos de 500 metros.

Según han recordado desde la Policía Nacional, el delito de acoso u hostigamiento fue introducido en el Código Penal en junio del año 2015, para dar cobertura a conductas insistentes, incluso persecutorias, que se suelen dar entre exparejas.

Han incidido en que el no aceptar un ‘no’ por respuesta e insistir en retomar la relación –ya sea a través del teléfono o buscando la cercanía física– puede suponer la comisión de una infracción penal, que puede venir acompañada de una medida de alejamiento. «La libertad es un derecho fundamental, respétalo», han concluido.