Injusto empate del Cádiz

El Levante, líder de la clasificación, se marcha con un punto pese a lo demostrado por los amarillos

Injusto reparto de puntos entre el Cádiz y el Levante. Los amarillos se merecieron una victoria clara ante el líder, que se marchó vivo de Carranza gracias a los aciertos de Raúl y un penalti señalado en la primera parte por manos de Sankaré.

Foto: Cádiz CF

López Muñiz se presentaba en Carranza con una alineación inédita, que era respondida por Cervera con la titularidad de Álvaro que dejaba a Abdullah en el banquillo.

Con el viento como protagonista, los amarillos dominaron la primera parte creando más aproximaciones a la portería de Raúl. La más clara en un mano a mano de Salvi que salvó el guardameta tras recibir una diagonal. Pero la mala fortuna iba a volver a llegar para los amarillos con una jugada polémica. En el minuto 38 el colegiado señaló penalti por manos de Sankaré, que Roger transformó desde los once metros para desnivelar una balanza que estaba más que igualada.

En la reanudación el Cádiz siguió dominando, pero creando más ocasiones de gol. El primer aviso llegó con un saque de esquina de Aketxe que remató Sankaré ante Raúl. Poco después en la misma línea de gol la defensa sacó un cabezazo de Garrido en un nuevo córner. Y a la tercera llegó la vencida con una falta lateral que Álvaro García mandó al larguero y en el rechace Salvi convirtió en el empate. Era el minuto 56.

El Cádiz acorraló a los levantinistas, incluso con una mayor posesión del esférico. En el minuto 62 un pase de la muerte de Salvi lo estrelló Ortuño en el palo en un remate ajustado en el segundo palo. El dominio era total. Sólo un tiro de Víctor Casadesús desde la frontal, que se marchó cercano al palo, intimidó el área de Cifuentes.

Advertisement

Las aproximaciones amarillas eran constantes. Víctor Casadesús lo intentó con un tiro frontal que Cifuentes despejó cuando buscaba puerta. Pero el segundo local parecía estar más cerca que lejos. Álvaro Cervera daba entrada a Aitor y Nico por Salvi y Brian Oliván, pero tocaba poner toda la carne en el asador, y llegaba con la entrada de Gorka Santamaría por José Mari.

Los cadistas lo intentaron con todo, pero no fue posible. El líder se marchó con un punto, demasiado botín para lo demostrado por los amarillos.