kylie jenner

Las fotos de Kylie Jenner en Instagram son todo un espectáculo. De colorido. Porque el color es un sintagma esponjoso que todo lo absorbe cuando el protagonismo poderoso recae sobre esta chica que por veces parece más inocente y sin embargo evidencia una adultez impropia de su edad, de su mocedad, de su juventud casi insultante (en el mejor sentido del término).

Las fotos de Kylie Jenner en Instagram son todo un derroche. De originalidad. Parece que cada instantánea habla por sí sola. Y que narra una historia, un argumento, una sinopsis. Adivinas qué ocurre antes y qué después. Como un fotograma en seco. Como una secuencia que explica la trama de un hecho, como el éxtasis de una crónica no precisamente anunciada.

Detrás y en derredor

Las fotos de Kylie Jenner en Instagram son una glosa al paisaje, al paisanaje, a la estancia. Ella es la protagonista indiscutible en primer plano. Pero… ¿y el fondo, el forillo nunca en negro, todo cuanto se despliega detrás y en derredor? Habitaciones majestuosas de una mansión, playa paradisíaca en un viaje relax que produce envidia sana, zonas verdes kilométricas…

Los fondos de las fotos de Kylie Jenner en Instagram parecen un coleccionable de las maravillas del mundo, del mundo pintoresco, del mundo que es creación inconsútil de Dios. Todo un arsenal de belleza que precede a las artes aplicadas, que procede del buen gusto que antecede al asombro y que sucede a la redondez de lo deseable.

Glamour y sensibilidad

Las fotos de Kylie Jenner en Instagram son toda una demostración de la pose. Con glamour, con sensualidad, con serenidad, con dulzura, depende el momento, el registro, el instante. Kylie Jenner sabe posar. Y sabe pisar. Y sabe recostarse y mirar a cámara frente por frente. También sabe no mirarla. Y sabe reducirla y agrandarla. Y sabe seducirla e ignorarla de soslayo.

Las fotos de Kylie Jenner plasman a una modelo que conoce al dedillo su profesión. Y a una madre que ama con locura a su hija. A una empresaria que es reina de su propio éxito. Y una integrante del clan familiar más mediático y de mejor pegada social. Una socialité de fama universal, una influencer de la cabeza a los pies.

Solución de continuidad

Una mujer que arrasa con millones de seguidores. Un epicentro sobre el que gravitan millones de fans. Una tesitura con solución de continuidad. Un acertijo a veces. Una piedra filosofal de la moda. La actualidad sin cartón piedra, la dualidad que no existe, la capacidad de convocatoria. La sensibilidad de los sentimientos que no se muestran del todo.

Las fotos de Kylie Jenner en Instagram son un libro abierto por la mañana. Un libro entreabierto al mediodía y de continuada lectura. Un libro henchido de ilustraciones digitalizadas. Que muestran el serial cronológico de toda una vida, a modo de diario, con espectaculares efectos visuales. Con un cargamento de prisma y dulzura quietista. Como un verso escrito en la imagen que vale más que mil palabras.

Las fotos de Kylie Jenner en Instagram son, por encima de todo, una precisión del enfoque. Del enfoque que centra la imagen, que la cuadra a la perfección, que gana en perspectiva y que denota profesionalidad. Por eso la pregunta del millón es… ¿quién dispara esas fotografías? ¿Cómo se monta la sesión fotográfica? ¿Cómo se idea está fascinación por la creatividad? ¿Quién enfoca? La pregunta está en el aire.