El Hospital Universitario de Jaén cuenta con tres nuevos TAC de última generación en funcionamiento; lo que supondrá renovar dos equipos e incorporar uno más a su área de radiodiagnóstico, para obtener diagnósticos más precisos y seguros.

Se trata de un equipamiento que permitirá realizar estudios en Jaén con una excelente calidad de imagen reduciendo la radiación hasta en un 60% en el paciente; como detalla en una nota de prensa la Consejería de Salud y Familias.

Los nuevos TAC han sido instalados en la planta semisótano y planta baja del Hospital General de Jaén y Hospital Neurotratológico de Jaén; éste último visitado por la delegada en la provincia de Salud y Familias, Trinidad Rus, junto al director gerente del Hospital de Jaén, Javier La Rosa, y equipo directivo.

Numerosas ventajas

La Junta destaca que suponen «numerosas ventajas». Y ofrecerán un acceso más rápido a un diagnóstico y tratamiento adecuado, optimiza de forma significativa el flujo de trabajo; y reduce los tiempos de exploración. Igualmente, el equipo instalado en la planta baja del Hospital General de Jaén, como novedad, hará posible realizar estudios cardiacos avanzados.

Los nuevos equipos sustituyen a otros con «más de diez años de antigüedad». Y supondrán «beneficiar a un gran número de pacientes», ya que la unidad realiza al año más de 30.000 diagnósticos, como ha indicado Rus. Además, los tres nuevos equipos de Jaén disponen de una tecnología más rápida; que irradia menos, algo que es de gran importancia especialmente para población altamente sensible como la infantil. O pacientes adultos que son sometidos a controles periódicos, como los enfermos oncológicos. Asimismo, se obtienen imágenes con mayor calidad y con un menor tiempo de exploración.

La Tomografía Axial Computarizada, también conocida por las siglas TAC o TC, es un estudio que utiliza rayos X para explorar determinadas partes del cuerpo en busca de lesiones o patologías. Esta técnica de radiodiagnóstico permite acceder a un diagnóstico preciso y efectivo en poco tiempo.

Huella de energía

La Junta de Andalucía subraya que el proyecto huella de energía tiene como objetivo que la sanidad pública jiennense disponga de «la mejor información diagnóstica por imagen que la tecnología actual pueda ofrecer, con la mayor seguridad para el paciente y dentro de un proyecto de desarrollo sostenible».

Se persigue pues conseguir la excelencia diagnóstica en Jaén. Y posicionar a Andalucía como la región europea con los niveles de radiación más optimizados en los equipos.

Entre las medidas incluidas está el despliegue del Centro Avanzado de Diagnóstico por Imagen (CADI), un centro tecnológicamente avanzado, que, de forma centralizada, recogerá la información relevante de todos los equipos de radiología de la red pública; permitiendo de esta forma la monitorización continua de dosis recibidas, funcionamiento de los equipos, seguimiento de la calidad de imagen; gestión de interrupciones; y listas de espera, y homogeneización de los protocolos clínicos de exploración.

De tal forma que se optimice el uso de los recursos y de los profesionales, al poder prestarse apoyo de manera automática cuando la situación así lo requiera.

Dentro del CADI tiene especial relevancia el Comité de Dosis Regional, que establecerá las directrices y decisiones corporativas en el análisis, custodia y protocolización de las dosis de radiación, en los términos exigidos por la normativa europea.

La gestión de la dosis se realizará mediante una plataforma software única que alcanzará la gestión de todos los sistemas de radiología, teniendo en cuenta que Andalucía cuenta con el mayor parque radiológico de toda Europa.