Carlos Sobera se mueve como pez en el agua moderando estos debates tan circulares. La pasión manda. Y los sentimientos ajenos también. ‘La isla de la tentaciones 2’ aún da que hablar. No ha finalizado ni de lejos los ecos de tantos corazones rotos. Ni la programación de Telecinco a este respecto. La cosa es reciente.

Los telespectadores, que han sido legión, aún están ávidos de conocer las reales consecuencias de todo cuanto han vivido y experimentado los concursantes en las edénicas villas de la isla. Telecinco ha preparado para esta semana una ración doble. De una parte el debate que el pasado martes 20 emitió la cadena bajo la coordinación del mentado Sobera.

De otro lado un plato fuerte. Un plato fortísimo que dará mucho que hablar. Un plato fuerte que ha creado morbo. Y que reportará sorpresas. Se trata del especial ‘La isla de las tentaciones 2: 3 meses después’. Un encuentro físico, presencial, de cada pareja habiendo transcurrido 3 meses reales de término de la grabación del espacio.

Saltarán chispas entre ellos. Los reproches no se quedarán atrás. Ni tampoco la necesidad comunicativa. Sandra Barneda tendrá que emplearse a fondo. Cuando el resentimiento toma mando en plaza, y para tal fin ha contado con más de 12 semanas, puede suceder de todo. Por ejemplo en el caso de Marta, que es todo un carácter: no ha digerido bien la marcha de su ex chico con otro nuevo amor.

Cuando la certeza no existe

‘La isla de las tentaciones 2: 3 meses después’ se emitirá este miércoles 21,a las 22.00 horas, en Telecinco. Se comprobará entonces lo mucho o lo poco que han cambiado las situaciones. Y sobre todo los sentimientos. Y es que, ya se sabe, en cuestión de sentimiento la certeza no existe. Todo es un carrusel que da vueltas sin previsión asegurada. En el amor el tiempo es un factor determinante. Y 3 meses, en según qué casos, puede suponer toda una eternidad.

En el debate de este pasado martes 20 el tema central no fue sino la relación ya nula -o no- de Melyssa y Tom. Carlos Sobera no cesaba de preguntar sobre el halo especial que envuelve a Tom. Algo tiene que las encandila. Es un seductor nato. Y un donjuán neto. El acento hace dudar al respecto de su sinceridad. Pero posee una personalidad no plural pero sí ancha. Tanto que abarca varias realidades en diferentes momentos.

La adjudicación de los estilos amorosos en la isla de las tentaciones

Saltan varias preguntas a bote pronto: ¿se acostaron Tom y Melyssa al día siguiente de sus salidas de la isla? ¿Tom ha sido muy liberal desde el minuto uno? Sí es evidente una aseveración: en esta edición de ‘La isla de las tentaciones’ se han traducido y traslucido la adjudicación de los estilos amorosos…

Cada cual en un registro diferente al de su pareja. La teoría la expuso, sin pretenderlo, Melodie mientras prácticamente se despedía de Cristian en la última hoguera de ambos: “No dudo que me quieras pero tu forma de querer no es la que a mí me gusta”.

El debate también emitió imágenes inéditas de la despedida de las parejas. Por ejemplo la de Tom y Melyssa. Ella no tuvo pelos en la lengua al dirigirse a su ex: “esta conversación no tiene lógica después de que tú hayas penetrado a otra chica. Después de eso ya no tienes nada que hacer conmigo. Me has hecho un favor porque me has quitado a ti mismo de encima. Si todo el mundo fuera como tú, qué mal iría el planeta”.

Tom sabe que Sandra lo espera. Pero quiere quedar bien con su ex. O sea un imposible. Aunque no se sabe. En cuestión de amores nada debe darse por hecho.