La Policía Local de Málaga y de la Policía Nacional han identificado a un total de 46 jóvenes que estaban reunidos en un macrobotellón pasadas las cinco de la mañana. Los hechos tuvieron lugar en un descampado junto al campo de fútbol Santa Bárbara, cerca de la avenida Europa.

Los agentes de ambos cuerpos encontraron a los jóvenes reunidos, consumiendo bebidas alcohólicas y con la música sonando a todo volumen. Además, había una gran cantidad de bolsas con restos de hielo, botellas y otros enseres tirados por el suelo.

Igualmente, los agentes localizaron e incautaron algunas dosis de drogas de síntesis de las que se habían desecho a la llegada de las fuerzas policiales.

Ante los hechos, los agentes procedieron a levantar a los 46 jóvenes reunidos en la zona el por estar bebiendo en la calle, en un número muy amplio de personas y alterando la convivencia vecinal.

Además, todo ello se ve agravado por la pandemia por COVID-19 y la escasez de medidas preventivas de seguridad en este tipo de concentraciones. En ellas escasea el uso de mascarilla como al distanciamiento social. Esto precisamente fue lo que motivó a los agentes de la Policía Nacional a denunciar a varios de ellos a varios de ellos.

Los botellones, perseguidos por la autoridad

El Ayuntamiento de Granada ha activado nuevas medidas para «erradicar» las fiestas y los botellones en los pisos de estudiantes. Entre ellas, un protocolo para localizar a los propietarios de estas viviendas. Todo ello con el objetivo de hacerles saber los problemas de convivencia que generan sus inquilinos para que tomen medidas al respecto.

Con el inicio del nuevo curso, la Policía Local de Granada ha detectado un aumento exponencial de las concentraciones de jóvenes en pisos; haciendo botellón. En mucha casos superan, incluso, el aforo máximo permitido. Por tanto, incumplen las medidas impuestas para evitar la propagación de la Covid-19.