La Policía Nacional ha detenido en Jaén a un conductor que conducía sin puntos en el carné y trasladaba en su vehículo 3,5 kilos de hachís. La intervención se ha llevado a cabo en uno de los controles aleatorios que lleva a cabo el Cuerpo Nacional de Policía en la ciudad de Jaén para prevenir la delincuencia y el tráfico ilegal de sustancias estupefacientes.

El detenido viajaba desde Málaga en un vehículo de alta gama en cuyo maletero se escondía la droga intervenida. Tras darle el alta en el control, los agentes comprobaron los datos de filiación e identificación y se percataron de que la fotografía del permiso de conducir no se correspondía con la persona a la que habían dado el alto.

Mientras tanto, los investigadores del Grupo de Estupefacientes realizaron una inspección exhaustiva del vehículo. Tras extraer diversos efectos del maletero del vehículo, los agentes observaron al fondo del mismo, un resalto cuyo interior parecía estar hueco. Tras conseguir forzarlo, comprobaron cómo en su interior se encontraban siete paquetes perfectamente sellados que contenían medio kilo de hachís cada uno.

El arrestado manifestó a los agentes que utilizaba el permiso de conducir de su hermano ya que había perdido todos los puntos del suyo. La autoridad judicial ha decretado su ingreso en prisión.

475 kilos de droga en un camión

La Guardia Civil ha detenido en Linares (Jaén) a un camionero de 42 años cuando circulaba en dirección Madrid con 420 kilos de polen de hachís y 55 kilos de marihuana ocultos en un doble fondo del semirremolque.

La intervención se produjo este pasado martes 20; al proceder a la identificación de un vehículo tipo camión que comenzó a realizar maniobras sospechosas ante la presencia de las patrullas de la Guardia Civil.

Una vez interceptado, el conductor mostró síntomas de nerviosismo. Por ello, se procedió a un registro mas exhaustivo del vehículo, que no llevaba carga. Fue entonces cuando se localizó el doble fondo del semirremolque en el que iba oculta la droga.

Al camionero se le ha imputado inicialmente, por la Guardia Civil, como presunto autor de un delito contra la salud pública del que deberá responder ante la autoridad judicial.