Sindicatos, partidos de izquierda y asociaciones vecinales se manifestarán el domingo, 27 de septiembre, en Madrid. Así lo han declarado también PSOE y Podemos, contra las medidas «inútiles y con claro tinte segregador» de la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso.

Además, el objetivo es exigir que se adopten otras acciones. Ejemplos de ellas son poner en marcha un comité científico que pilote las decisiones sanitarias, o refuerzo de personal sanitario.

A través de una declaración conjunta, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales (FRAVM), CC.OO., UGT, la Asociación en Defensa de la Sanidad Públicas y PSOE, Más Madrid y Podemos, han llamado a la movilización. Estas consideran «restrictivas»; así como «plenamente rechazables por inútiles y por su claro tinte segregador» las medidas para frenar la pandemia del Gobierno regional.

Los firmantes consideran necesario la «adopción de un plan riguroso, basado en criterios científicos para toda la región». Además, que este «incorpore las imprescindibles e inmediatas medidas sanitarias» y que incluya «más rastreadores y más personal de laboratorio en los centros de Atención Primaria».

Además, exigen que se ponga en marcha un comité científico que pilote las decisiones sanitarias; refuerzo del transporte público y reserva de calzada; intensificar la vigilancia e inspección de centros residenciales; refuerzo de personal docente; compatibilidad de Renta Mínima de Insersión con Ingreso Mínimo Vital (IMV) y refuerzo de Servicios Sociales.

Comportamiento «temerarios» de Ayuso

Estas entidades han sostenido que el comportamiento del Gobierno regional ha sido «errático, temerario, insensible e incapaz de adoptar las decisiones adecuadas para afrontar la situación sanitaria provocada por el Covid-19». Y es que, su parecer, ha antepuesto «una desescalada rápida, con el pretexto de la recuperación económica».

Además, han criticado la política «frentista» de la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, «hasta con sus propios socios de gobierno». «Esta forma de gobernar, despreciando las ofertas de diálogo de los partidos de la oposición; lejos de los problemas reales de la ciudadanía; dificultando el control del Gobierno por la oposición en la Asamblea; y prolongando la paralización administrativa, ha aprobado medidas que responden a intereses económicos de grandes corporaciones. Sin embargo, no responden a la emergencia social que padecemos», han lanzado.

Según han expresado, «en estos siete meses se ha visto el vaciamiento de recursos de los centros de salud de Atención Primaria, estructuralmente maltratados, para redirigirlos al hospital de campaña de Ifema; el abandono de la prevención y el seguimiento sanitario en los barrios y municipios. Todo ello, hasta convertir a Madrid en la comunidad con mayor número de contagios registrados y de fallecimientos en hospitales».

Entre otras líneas de acción de su Gobierno, han puesto el foco en la gestión de residencias; el material sanitario «que no llegaba»; la rescisión de los comedores escolares; el «desastre» del comienzo del curso; o la «suspensión cautelar de las ayudas de la Renta Mínima de Inserción».

Un»hospital de pandemias»

Además, han censurado que el Ejecutivo autonómico haya contribuido «a paliar el recorte salarial de los ERTE ni la ausencia de prestación de personas en paro»; así como pedir el pase a fase de desescalada «sin cumplir las condiciones necesarias para ello».

Según los firmantes, «pese a contar con fondos estatales para haber dispuesto de todo lo necesario para afrontar la segunda ola del virus, Ayuso y (el vicepresidente) Aguado han optado por construir un hospital de pandemias; tan caro como ineficaz». Por otro lado, se sigue «sin rastreadores suficientes, muy lejos de los más de 2000 necesarios».