El Ayuntamiento de Jerez trabaja para poder celebrar zambombas «en lugares precisos y con seguridad». Así lo ha confirmado el concejal de Dinamización Cultural, Francisco Camas, en una rueda de prensa celebrada este lunes. Camas asegura que el consorcio jerezano mantienen «la inercia y las ganas de cubrir a nivel de formatos adecuados todas las cosas previstas, y entre ellas las zambombas». Por todo ello, ha asegurado que habrá zambombas, aunque todavía está pendiente el protocolo de seguridad. «Habrá que espera poder conformar un número adecuado estableciendo las medidas de seguridad y viendo los lugares precisos y adecuados».

Camas ha apuntado que se están estudiando «pros y contras», además de estar en conversaciones con hosteleros. Ha recordado que uno de los grandes atractivos de la ciudad en Navidad son sus tradicionales zambombas, desde las organizadas por los propios hosteleros a institucionales o en el propio Teatro Villamarta.

«Soy optimista y vamos a buscar la fórmula de poderlas mantener», ha manifestado el concejal de Dinamización Cultural, que ha señalado que en ese caso «lógicamente el formato será el mismo en esencia pero la agrupación de personas no va a poder ser como en años anteriores, porque entonces se estaría extralimitando las medidas de seguridad».

El concejal de Dinamización Cultural ha asegurado que «estableciendo las medidas de seguridad y viendo los lugares precisos y adecuados» se puede conformar un número determinado de Zambombas. «Creo que zambomba habrá, con toda la precaución que se impone», ha finalizado.

Las zambobas de Jerez

La zambomba es la expresión más genuina de la Navidad jerezana y se constituye en el principal argumento en el que se sustenta la convivencia y la participación inherentes a estas fiestas, según se viven en Jerez. Los vinos de la tierra, la repostería tradicional y los villancicos ‘aflamencados’ son los ingredientes de las zambombas.

Los orígenes de esta peculiar fiesta navideña se localizan en las convivencias que se organizaban en los patios de las casas de vecinos, donde se compartían viandas, vinos y cantes cuyas letras y ritmos formaban parte de la cultura popular. Pero en Jerez, la mezcla de esos compases tuvo en el flamenco su hecho diferenciador. Así, hoy en día, la zambomba jerezana es seña de identidad de esta tierra.

Además, desde el 2015 se aprobó la declaración de la zambomba de Jerez como Bien de Interés Cultural. Todo ello, al considerarse “una de las expresiones culturales navideñas de mayor interés etnológico de la comunidad autónoma”. Esta declaración reconoce el valor turístico y cultural de la zambomba como una de las principales señas de identidad de Jerez y de toda Andalucía.

La zambomba ha vuelto a ser uno de los grandes atractivos con una afluencia masiva a los ejes en los que se han concentrado varias convocatorias. Esta afluencia ha sido muy favorable para la economía con un alto índice de satisfacción de comerciantes.

Controversia entre ‘zambomba’ y ‘zambombá’

La fiesta navideña de raíces jerezanas más conocida en el mundo, reconocida como Bien de Interés Cultural, la Zambomba, ha sido noticia recientemente tras la manifestación de la Real Academia de la Lengua de como debería denominarse a dicho evento folclórico.

A través de Twitter respondieron a un usuario que preguntaba cual es la forma correcta de referirse a la fiesta tradicional jerezana. La RAE ha respondido informando que la forma más correcta debería ser «zambombá», proveniendo de «zambombada».

Los villancicos, cántico más popular

La Navidad jerezana se caracteriza por sus populares zambombas, donde la convivencia y la participación de la gente provocan una fiesta en cualquier rincón. En ella cobra especial relevancia los villancicos, que cada uno ‘aflamenca’ a su estilo, que son las letras que dan forma a esta festividad. Los vinos de la tierra y la repostería tradicional son los ingredientes que conforman esta festividad.