Al menos diez personas han fallecido y otras veinte se habrían quedado atrapadas entre los escombros tras el derrumbe de un edificio cerca de la ciudad de Bombay.

Según han explicado fuentes de la Policía, entre los fallecidos se encuentran siete menores y tres adultos. Si bien otras once personas, entre ellas un bebé de cuatro años, han logrado ser rescatadas con vida.

El derrumbe del edificio residencial de tres plantas de altura se ha producido sobre las 3.40 de la mañana cerca de Bombay. Los agentes estiman que unas 150 personas residían en el inmueble en el momento del incidente.

Los equipos de rescate continúan realizando labores de búsqueda y rescate en un intento de sacar con vida a los vecinos que siguen atrapados.

El primer ministro indio, Narendra Modi, ha expresado su pesar por lo sucedido y ha instado a las autoridades locales a ofrecer toda la ayuda posible a las víctimas. El derrumbe de edificios es común en India, especialmente debido a la utilización de materiales de construcción inadecuados y al incumplimiento de las regulaciones vigentes. La mayoría de estos casos se producen durante la temporada de monzones.