Familiares del fallecido por Fiebre del Nilo lamentan «tardanza» en el diagnóstico

También critican el sistema de fumigaciones por el virus de la Fiebre del Nilo

La familia del primer fallecido por el virus de la fiebre del Nilo, un anciano de 77 años, ha lamentado la tardanza de los profesionales sanitarios en determinar el origen de los problemas de salud que padecía la víctima desde hacía un par semanas

Además, han denunciado la demora en relacionarlo con el brote de meningoencefalits vírica que afecta a las localidades sevillanas de Coria del Río y La Puebla del Río.

«Llevaba 12 o 13 días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) sin que nos dijeran a qué se debía su estado de salud. Este pasado fin de semana, cuando empiezan a ingresar en el hospital personas afectadas por el brote, nos preguntaron si había sufrido la picadura de un mosquito», ha explicado a Europa Press el yerno del fallecido, Rafael Sosa.

La situación fue empeorando

La familia ha relatado cómo fue empeorando la situación de la víctima y ha criticado la falta de un diagnóstico claro desde el principio.

«El lunes de la pasada semana acudimos al hospital como consecuencia de los vómitos y la fiebre alta que presentaba y nos dijeron que le realizarían un TAC de cabeza. Al día siguiente nos dijeron que se trataba de un caso de meningitis, sin embargo había transcurrido ya varios días desde que le atendieron en atención primaria», ha añadido.

«Fue un conocido médico de familia, ya jubilado, quien nos alertó de que podría sufrir problemas neurológicos y ante el empeoramiento de su estado de salud, llamamos a los servicios de emergencias», ha afirmado Sosa.

También ha destacado que este jueves recibieron «al 95 por ciento» la confirmación de que el origen de sus problemas se hallaba en el mencionado virus de la fiebre del Nilo.

Crítica al sistema de fumigaciones

Por otra parte, Sosa ha criticado con dureza el sistema de fumigaciones que se está empleando en las citadas localidades para eliminar el mosquito, así como la falta de previsión en estas tareas.

«Si preguntan a los arroceros, muchos dirán que estas labores solo son eficaces si se realizan desde el aire, que es como se mata al mosquito».

«No basta con fumigar cuatro plantas y unos cuantos jardines. Son labores que están haciendo de cara a la galería y parece que vale más la vida de una planta o un animal que la de un ser humano».

«Estoy convencido de que, por desgracia, el nuestro no será el último caso», ha concluido.