Pillados en Almería dos reclamados por las autoridades francesas y rumanas

Una de las arrestadas se enfrenta a una pena de prisión de diez años por un delito de tráfico de drogas

La Policía Nacional ha detenido en Almería a dos prófugos reclamados por las autoridades de Rumanía y Francia para cumplir distintas penas de prisión, al haber sido condenados como autores de diferentes delitos.

El primer arresto, según informa la Comisaría en una nota, tuvo lugar cuando una prófuga de 25 años acudió a las dependencias policiales para renovar su documento de identidad al estar caducado.

Al comprobar sus datos, los agentes descubrieron que se trataba de una fugitiva que tenía en vigor una orden de búsqueda y detención para extradición por un delito de tráfico de drogas en Francia.

Los hechos se remontan al año 2017 cuando, en el mes de octubre, fue desarticulada por las autoridades francesas una red que distribuía hachís procedente de España.

Esta red de tráfico de drogas hispano-gala, fue desmantelada en el momento en el que se disponían a introducir 130 kilos de hachís a bordo de un furgón, a través de la frontera de Irún.

La arrestada, de 25 años de edad y partícipe en estos hechos, se enfrenta a una pena de prisión de diez años, a consecuencia de la condena impuesta por la Corte de Apelación del Tribunal de Gran Instancia de Bordeaux, por un delito de transporte, posesión, ofrecimiento, cesión, adquisición, importación no autorizada de estupefacientes, y participación en una asociación de malhechores.

Anteriormente, la Policía Nacional había detenido en el mes abril del año pasado a otro cómplice de esta organización, también huido de la justicia, y que se refugiaba en Roquetas de Mar.

El segundo de los reclamados fue descubierto el día 18 mientras se hospedaba en un céntrico hotel de la ciudad.

La Policía Nacional comprobó que, sobre él, pesaba una Orden Europea de Detención y Entrega a las autoridades de Rumanía por un delito contra la propiedad.

El detenido, durante la noche del 22 al 23 de junio del año 2015, tras fracturar una ventana de un garaje de Gherla en Rumanía, se apoderó de dos motosierras, y diversas herramientas eléctricas.

Por tales hechos y, desde el 26 de mayo de este año, estaba siendo buscado para cumplir una pena de prisión de dos años y dos meses, en virtud de una ejecutoria del Tribunal Local de Gherla, de fecha 12 de noviembre de 2015.

El fugitivo, de 27 años de edad y que responde a las iniciales de R.A.P, ha sido oído en declaración a través de videoconferencia por el Juzgado Central de Instrucción número 5.