Condenado por agredir a una mujer y a un Guardia Civil en un bar de Bormujos

El individuo intentó agredir a la pareja de la mujer, siendo al final ella la agredida, así como un Guardia Civil que intervino en la discusión

 El Juzgado de lo Penal número once de Sevilla ha condenado a 16 meses de cárcel a un individuo que agredió a una mujer en un café bar de Bormujos cuando la misma intentaba impedir que atacase al varón pareja de ella y a un guardia civil que intervino después, para que el sujeto depusiese su actitud violenta.

Según la sentencia, emitida el pasado 11 de marzo y recogida por Europa Press, por conformidad entre las partes se declara probado que el 13 de enero de 2018, sobre las 1,55 horas de la madrugada, un varón con condenas previas por atentado y lesiones se encontraba en un café bar de Bormujos donde comenzó a «increpar a otro cliente, incitándole a salir fuera del local con la amenaza de que lo iba a matar», amenaza que literalmente habría proferido.

Al tratar de agredir a dicho cliente, se interpuso la pareja de este, quien fue «golpeada en dos ocasiones» por el condenado, «que además la tiró al suelo», con lo que la mujer sufrió diversas lesiones.

Ante el citado altercado, hicieron acto de presencia una patrulla de Guardia Civil y otra de la Policía Local del municipio, y cuando los agentes actuaron, el agresor, «con evidente desprecio al principio de autoridad, arremetió contra ellos, propinando un fuerte golpe en el torso» a uno de los guardias civiles, siendo finalmente reducido por los efectivos.

Fruto de dicha agresión, el mencionado agente de la Guardia Civil sufrió lesiones en torso y hombro derecho, precisando de cabestrillo para inmovilización y fisioterapia, con 58 días de perjuicio, y con secuela de limitación de movilidad hombro de dos puntos.

Merced a estos hechos, y declarando además probado que el individuo padece «un trastorno esquizofrénico de tipo paranoide que asociado al alcohol y la falta de medicación afecta a sus facultades», el Juzgado de lo Penal número once ha condenado al mismo como autor de delitos de atentado y lesiones y delitos leves de amenazas, daños y lesiones, con la agravante de reincidencia, a 16 meses de cárcel y tres multas, así como a indemnizar al agente agredido con 26.000 euros y con 82 euros a la pareja del cliente al que atacó inicialmente.

La sentencia, ya firme, ordena el cumplimiento inmediato de la pena de prisión y declara insolvente al condenado, aplicando la responsabilidad personal subsidiaria de 45 días de cárcel.

La Asociación Unificada de la Guardia Civil, que ha facilitado la sentencia, ha expuesto que los intereses del agente lesionado han estado representados por uno de sus abogados, el letrado José Luis Ganfornina, señalando que «la sentencia no deja lugar a dudas y es clara al respecto en los hechos narrados, siendo condenado el agresor».