Aprueban el traslado de otros tres presos de ETA a cárceles próximas a Euskadi

Desde la AVT denuncian que el Ejecutivo prometió únicamente acercamientos puntuales y lamentan que se «están generalizando»

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha autorizado este martes el traslado directo a cárceles próximas al País Vasco de otros tres presos de ETA, dejando en 49 el número total de traslados durante los dos años de Gobierno de Pedro Sánchez.

Así lo han señalado desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que ha lamentado que ya sean casi 50 los presos de ETA acercados. En concreto, el anuncio de Interior llega además dos semanas después de haber anunciado el traslado de otros tres reclusos de la organización terrorista con delitos de sangre.

Desde la asociación han asegurado que «llama poderosamente la atención el tiempo de condena que les resta» a los tres presos, que «solamente han cumplido 7 años de los 28 de condena, 8 de 25 y 6 de 20, respectivamente».

«Interior nos aseguró que iban a ser acercamientos individualizados y puntuales, y vemos cómo se están generalizando. Reiteramos nuestra reivindicación de que se les exija la colaboración con la Justicia para cualquier tipo de mejora en su situación penitenciaria», han apuntado desde la AVT.

En esta ocasión, se trata de Íñigo Vallejo Franco, que ingresó en prisión el 17 de octubre de 2013 y cumple una condena de 28 años, seis meses y un día por pertenencia a organización terrorista, lesiones, tenencia de explosivos y falsificación de documento público.

Solo uno de los trasladados ha pedido perdón a las víctimas

Vallejo, que cumplirá las tres cuartas partes de la condena en julio de 2033, ha aceptado la legalidad penitenciaria y ha enviado un escrito manifestando que reconoce el dolor causado, mostrando empatía con las víctimas.

El mismo será trasladado del Centro Penitenciario de Sevilla-II al de Dueñas-La Moraleja, en Palencia, a raíz de la resolución judicial en la que se aplica el principio de flexibilidad a su clasificación en primer grado y tras la propuesta de la Junta de Tratamiento de la cárcel sevillana.

El segundo de los trasladados, Miguel Guillermo San Argimiro Isasa, ingresó en prisión el 19 de mayo de 2002 y cumple una condena de 25
años por estragos, banda armada, robo y enaltecimiento del terrorismo. San Argimirio, que cumplirá las tres cuartas partes de la condena en febrero de 2021, ha aceptado la legalidad penitenciaria y participa en actividades programadas.

Según ha apuntado Instituciones Penitenciarias, el preso será trasladado del Centro Penitenciario de Cáceres al de Soria, un centro cercano a su vinculación familiar, después de que la Junta de Tratamiento de Cáceres haya propuesto su progresión a segundo grado.

El último de los tres, Gorka Vidal Álvaro, será trasladado del Centro Penitenciario de Córdoba a la prisión de Logroño toda vez la Secretaría General del organismo de Interior ha resuelto progresarlo a segundo grado.

Vidal ingresó en prisión el 4 de marzo de 2004 y tiene una condena de 20 años por colaboración con banda armada, tenencia de armas y estragos. A diferencia de los otros dos presos, Vidal cumplió las tres cuartas de su condena en febrero de 2019. Además, ha aceptado la legalidad penitenciaria y participa en actividades programadas.