Golpe en la mesa del Almería frente a un rival directo

Los de Guti ganan en Zaragoza y refuerzan sus opciones de ascenso directo

La UD Almería dio un gran paso en la lucha por el ascenso directo al superar al Real Zaragoza en un partido muy serio en el que el orden y la seguridad fueron características de los rojiblancos. Appiah adelantó a los visitantes y Fran Villalba redondeó una victoria en la que destacó todo el grupo.

Bajo un calor sofocante —en torno a los 30 grados— el conjunto almeriense salió a por todas, demostrando desde el inicio que eran conscientes de la importancia del encuentro. Esto se tradujo en que Cristian Álvarez tendría que intervenir en dos ocasiones.

El Almería no tardó en certificar con un gol su gran comienzo. Corría el minuto 11 cuando Arvin Appiah, que fue la principal novedad de la alineación, arrancó en velocidad para marcharse y hacer el 0-1 con un tiro cruzado.

De todos modos, el hecho de adelantarse en el marcador no hizo que nuestros representantes se desconectaran. Más bien fue todo lo contrario: el conjunto dirigido por José María Gutiérrez protagonizó un primer periodo de orden. El Real Zaragoza no encontraba huecos para trenzar sus jugadas y es que, además, los rojiblancos estaban muy seguros y férreos en todas las disputas.

Con la llegada del segundo acto, el guion del encuentro siguió dejando a la UD Almería muy segura. El rival continuaba sin encontrar el modo de incomodar a Fernando y, no solo eso, sino que los almerienses sí supieron hacer el 0-2, que redondeba el partidazo. Fue en el minuto 68 cuando se ejecutó, de una forma magistral, un contragolpe entre Valentín Vada y Balliu, que centró al área y Fran Villalba conseguía el gol.

Desde ahí hasta el final, el cuadro almeriense tiró de seguridad hasta el punto de que Fernando no tendría que intervenir en ninguna acción. Por ello, el pitido final derivó en un estallido de júbilo en el banquillo de nuestros representantes, ya que los tres puntos permiten al Almería acercase al ascenso directo y también ganar el golaveraje sobre el Real Zaragoza.