Condenan con 15 años a ‘La Manada’ por violación

Según la sentencia del Supremo «se trató de un «auténtico escenario intimidatorio» en el que la víctima «en ningún momento consiente»

Fue violación. Así de rotundo ha sido el Tribunal Supremo que ha condenado por unanimidad a los cinco hombres miembros de ‘La Manada’ a quince años de prisión por un delito continuado de «violación».

Esto elimina el argumento sostenido por la Audiencia de Navarra,y por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, después de acusar a los violadores de un delito de abuso sexual con prevalimiento pero no de agresión sexual.

Sin embargo, el Supremo ha asegurado que se trató de un «auténtico escenario intimidatorio» en el que la víctima «en ningún momento consiente». Esta decisión implica que la condena ya es firme y que los acusados tendrán que ingresar en prisión en los próximos días.

«Situación intimidante que hizo que la misma adoptara una actitud de sometimiento, haciendo lo que los autores le decían que hiciera, ante la angustia e intenso agobio que la situación le produjo por el lugar recóndito, angosto y sin salida en el que fue introducido a la fuerza, y las circunstancias personales de la víctima y de los acusados, lo que fue aprovechado por ellos para realizar los actos contra la libertad de aquella, al menos, diez agresiones sexuales con penetraciones bucales, vaginales y anales», describe textualmente el fallo del Supremo.

Asimismo el Supremo aplica dos agravantes más al delito de violación. En primer lugar, el agravante por el trato vejatorio que llevaron los condenados y por el «alarde que ellos hacen» en los vídeos grabados, «jactándose de su obra». Mientras que en segundo lugar, la agravación por cometer los hechos en forma grupal, pues su superioridad numérica «fue aprovechada por los acusados para una mayor impunidad y aseguramiento del delito cometido».

Antonio Manuel Guerrero, el guardia civil, ha sido declarado también culpable de un delito de robo con intimidación, lo que le condena a dos años más de cárcel, que harán un total de 17 años de prisión. La sustracción del móvil de la joven no puede ser clasificado como hurto, sino como robo con intimidación.

Además de la sentencia de 15 años de prisión, el Supremo ha acordado también la indemnización por responsabilidad civil que los condenados tendrán que abonar colectivamente a la víctima de hasta 100.000 euros.

El Tribunal a aprovechado además para criticar la sentencia de origen, de la Audiencia Provincial de Navarra, que contenía un error de calificación jurídica. Esta sentencia consideró a los acusados culpables de un único delito continuado cuando «por la pluralidad de de intervinientes y de actos agresivos» podría habérseles acusado de «una pluralidad de delitos de agresión sexual».