“Medio siglo de Tauromaquia en Jerez”, en Madrid

El libro de Jerónimo Roldán se ha presentado en la Sala Cossío de Las Ventas

Recientemente se ha presentado en Madrid el libro “Medio siglo de Tauromaquia en Jerez” del periodista Jerónimo Roldán Rosa. El acto ha tenido lugar en la Sala-Biblioteca José María Cossío de la Plaza de Las Ventas. En la mesa presidencial se encontraban, junto al autor, Michi Primo de Rivera Oriol, presidente de la asociación “Jerezanos en la Diáspora”, Rafael Valenzuela, de la Tertulia Taurina Jerezana, Jorge Fajardo Liñeira, de la peña taurina “Gallete” y responsable de la información taurina en Radio Villalba, y Marciano Breña Galán, responsable de la información taurina en el Grupo Mira Comunicación.

Rafael Valenzuela ejerció de maestro de ceremonias y fue dando la palabra a los componentes de la mesa. Fue José Luis Díez, responsable del Centro de Asuntos Taurinos de Madrid, quien abrió el acto dando a bienvenida a todos para la presentación del libro y apuntando a la relación del mundo de los toros con la cultura, por lo que resaltó la programación cultural que se ha estado desarrollando en los salones culturales de la plaza de Las Ventas con motivo del serial de San Isidro.

Jorge Fajardo empezó presentándose como colaborador eventual de Jerónimo en sus programas de Onda Jerez, desde que hace unos diez años se conocieron en Sanlúcar con motivo de unas jornadas. Del autor destacó que, como los grandes aficionados, tiene mucha memoria y retiene en su cabeza todos los datos de ese triángulo del sur; de esa manera, en el texto de la presentación recopila los nombres que ha dado Jerez a lo largo de medio siglo, incluyendo el de Luis Parra Jerezano, al cual precisamente hace tres años en esta plaza de Las Ventas se le hizo un homenaje por sus cincuenta años de alternativa. Confesó algún rasgo común con el autor, como es el seguimiento que ambos hacen de José Tomás. Terminó agradeciendo al público su presencia y deseando el éxito al libro, no sin dar la enhorabuena a Jerónimo.

Marciano Breña abordó una semblanza de Jerónimo, especialmente centrada en su currículum profesional. Recorrió toda una vida dedicada al periodismo, iniciada en La Voz del Sur y continuada en ABC de Sevilla, agencias Logos y Mencheta, Diarios de Jerez y de Cádiz, La Hoja del Lunes y Radio Jerez, asociada a la SER. Redactor jefe en este último medio, llevó el programa local “Los Toros” y fue corresponsal del Carrusel Deportivo y del programa nacional “Los Toros”, aparte de transmitir en directo las corridas de Jerez, El Puerto y Sanlúcar con los posteriores coloquios en los principales hoteles. Es miembro de diferentes asociaciones profesionales de prensa. Desde 2001 ocupó el puesto de redactor, general y taurino, en Onda Jerez Radio Televisión hasta su jubilación (jubilación sólo laboral). Recibió un homenaje en el Museo de la Atalaya, con gran asistencia, y en él se estrenó el pasodoble “Roldán” en su honor. En 2015 dio el Pregón del Toreo, organizado por la Tertulia Los 13 en la bodega La Concha de González Byass, y su plasmación es el texto objeto de la presentación.

Michi Primo de Rivera cogió el micrófono para expresar que era un honor estar en la mesa colaborando en la presentación del libro de Jerónimo. Es obligación de la asociación “Jerezanos en la Diáspora” dar este apoyo; además esta asociación defiende sin ambages a la fiesta de los toros y, así, a lo largo de sus cuarenta y dos años de historia ha dedicado homenajes a figuras como Álvaro Domecq Díez, Álvaro Domecq Romero, Fermín Bohórquez Escribano, Rafael de Paula y Juan José Padilla.  Además, le da a Jerónimo la enhorabuena por la publicación y por la idea de dedicar los beneficios de la venta a Cáritas de la parroquia San Benito, deseando que al libro le vaya fenomenal.

Jerónimo Roldán, en su intervención, empezó agradeciendo al Centro de Asuntos Taurinos su acogida y saludando a algunos de los presentes, como los marianistas profesores del Pilar jerezano señores Santos y Ruiz Chomón, los hermanos Barón, Alfonso de la Quintana, Antonio Iglesias, el señor Sotomayor y el pintor López Canito (que ha aportado dos óleos al libro). Tras recordar al padre de Michi en su época de joven alcalde que fue impulsor de la Feria de Caballo, comparó aquello con los tiempos posteriores en que se han ido perdiendo la corrida concurso de ganaderías, la corrida del arte y la corrida del arte del rejoneo por dejadez de las empresas. En medio de la intervención de Jerónimo apareció la espontaneidad cuando recibió en su móvil una llamada del torero jerezano Juan José Padilla, llamada que se puso en altavoz ante el micrófono de la mesa haciéndose pública la conversación; el motivo de ésta era avisar de la vuelta de América tras triunfar en Riobamba y además felicitar por la presentación del libro. Tras el aplauso del público al torero, la disertación continuó con la descripción del texto que allí se trataba, con algunas pinceladas curiosas, como el modo en que el periodista habitualmente se adelantaba a la propia empresa de la plaza en la publicación de los carteles, tarea en la que recibía el apoyo de Paquirri y algunos apoderados. El libro se cierra con recuerdos personales a Rafael Ruiz Boffa, Gabriel Mateos y Alberto Aliaño. Terminó el autor manifestando su satisfacción por ver publicado su obra y especialmente por haber llegado a este momento de presentarla en Las Ventas.

Al final del acto Jerónimo se entregó a dedicar autógrafamente y firmar los ejemplares que eran adquiridos por los asistentes. El momento fue la ocasión adecuada para volver a ver a jerezanos residentes en Madrid que hacía tiempo que no se saludaban. A la salida de la plaza, y tras posar junto a los monumentos de Antonio Bienvenida y El Yiyo, se dio la oportunidad de saludar al torero veterano Andrés Vázquez, que en su momento había participado en algún coloquio dirigido por Jerónimo en Onda Jerez Televisión; el agradable encuentro permitió el intercambio de un ejemplar del libro y alguna foto de una media a un victorino.

La estancia en Madrid se tenía que coronar con una visita gastronómica al Mesón Don Paco, embajada jerezana en el Foro, por cierto poco después de que nos abandonara su fundador pero con oportunidad para saludar a sus hijos y hablar con ellos de los recuerdos que su padre, tan gran aficionado, ha dejado. Uno de los sitios donde los ha dejado más fuertemente es la memoria de Jerónimo, con el que solía hablar casi semanalmente, como nexo taurino entre Jerez y Madrid.