«Si el Estado nos ha obligado a cerrar, no pagaremos el canon de los chiringuitos»

Empresarios de playas de Málaga creen que los protocolos de apertura afectarán a la necesidad de personal

El presidente de la Asociación de Empresarios de Playas de Málaga, Manuel Villafaina, ha destacado que la situación del sector actualmente «es mala» por la incertidumbre motivada por la evolución de la pandemia del COVID-19 y que ha provocado ya expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en los chiringuitos de la Costa del Sol, que iniciaban su temporada alta coincidiendo con la Semana Santa y que, debido al decreto del estado de alarma, están cerrados.

Aunque este sector, tal y como ha recordado Villafaina a Europa Press, es «optimista por naturaleza», con problemas conocidos en su trayectoria en cuanto a la concesión de autorizaciones con seguridad jurídica; el futuro, hoy por hoy, es incierto.

Así, se ha mostrado convencido de que se tendrán que aplicar protocolos para abrir estos restaurantes de playas, así como para las empresas náuticas y las hamacas, pero afectarán a la necesidad de personal por parte de estos empresarios.

«Habrá que separar mesas, hamacas… y si lógicamente tienes 150 hamacas ahora a lo mejor tienes que poner 75; igual que habrá que hacer con las mesas de los restaurantes y eso conllevará menos personal y a muchas empresas les costará abrir; tendremos que ir viendo cómo se hace», ha considerado Villafaina.

Precisamente, el sector de hamacas y de empresas náuticas es «más débil» porque son servicios que se ofrecen ocho meses al año y en su mayoría son autónomos, personas que preveían darse de alta con la Semana Santa y que no lo han hecho «y tienen y van a tener verdaderas dificultades», ha lamentado.

Sobre la posibilidad de instalar mamparas en las playas, el presidente de los empresarios de playas de la provincia lo ve «absurdo» por el propio calor que desprenderían dichos habitáculos: «A lo mejor en Suiza se las puedes poner que no llegan a 16 grados pero aquí a partir de 30 grados y una mampara se asfixian».

Cree que no pagarán canon

Respecto al canon que deben pagar los ayuntamientos al Estado y que los municipios repercuten en los empresarios y la petición realizada al Gobierno para que no se abone el correspondiente a 2020, Manuel Villafaina se ha mostrado convencido de que no lo pagarán. «Nosotros pagamos un alquiler y si el propietario nos dice que no abramos, no vamos a pagar ese alquiler», ha opinado.

A su juicio, si el Gobierno pide a los ayuntamientos un canon para gestionar las playas y no se pueden gestionar, debido a esta crisis sanitaria, porque no se pueden montar los servicios, no se pedirá abonar ese canon.

«El Estado nos obliga a cerrar; no se nos va a cobrar, estoy seguro. Tendremos en este periodo cero actividad y cero impuestos», ha manifestado el presidente de los empresarios de playas de la provincia de Málaga.

«Nos hemos dirigido a Costas y yo le mandé el escrito al responsable de la Demarcación en Málaga pidiendo la exención del canon porque no es normal. No abro porque me obligan a no abrir», ha reiterado, añadiendo que pagarían, los que abren todo el año, desde enero hasta el 13 de marzo.

También ha considerado Villafaina que más allá de los ERTE ya presentados los «problemas» vendrán a la hora de abrir los negocios conforme comience la disminución de las medidas de confinamiento actualmente vigentes.

Algunas de estas empresas de playas ya tenían contratados a los fijos discontinuos: «Los que abrimos todo el año nos habíamos dotado de mayor personal para Semana Santa y el puente de mayo y ya hasta que viniera la nueva remesa de refuerzo en junio y esto nos va a costar abrir. No va a ser igual que antes, vamos a tener problemas en cuanto a mantener ese empleo». No obstante, ha incidido en esperar a que se vaya conociendo el calendario del Gobierno central al respecto.

Sí ha lamentado las palabras de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de que el Gobierno plantea la reanudación de la actividad económica, afectada por el coronavirus, en dos tiempos, una primera etapa en verano y otra a fin de año: «Eso ha creado una alarma innecesaria, es una auténtica barbaridad porque no somos ninguno adivinos, ni ella tampoco».