Salud hará pruebas de coronavirus a los pacientes que vayan a operarse 

La Junta aboga por «crear circuitos limpios y sucios» en los hospitales para atención a pacientes con y sin Covid-19

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) se propone, dentro de la recuperación de la actividad hospitalaria y de Atención Primaria ante «el descenso de casos por Covid-19», que «a todos los pacientes con cirugía programada se les debe realizar PCR previa al ingreso», que se marca hacer 24-48 horas antes de la intervención, mientras que contempla «como opcional» los test rápidos.

En el caso de la Atención Primaria, uno de los objetivos de Salud es «restablecer la atención a urgencias y emergencias en los centros de salud».

En un documento de 34 páginas, al que ha tenido acceso Europa Press, el SAS se marca una hoja de ruta de recuperación progresiva de la actividad asistencial más allá del coronavirus, según un documento elaborado por la Dirección General de Asistencia Sanitaria y Resultados en Salud de la Consejería de Salud y que ha remitido a los sindicatos.

En el caso de la recuperación de la actividad quirúrgica tras superar el pico de la pandemia, el documento señala que «a la hora de reorganizar los hospitales, se considera que hay que crear ‘circuitos limpios y sucios’, es decir, discriminar plantas y quirófanos dedicados a pacientes Covid-19 y los que no» ante la necesidad de «normalizar el sistema sanitario», una circunstancia que el texto reconoce que «puede tardar semanas o meses».

El documento aborda las dos grandes ramas de la actividad asistencial: la hospitalaria y la de Atención Primaria. En el caso de la actividad hospitalaria contempla aspectos como la hospitalización de pacientes, la actividad quirúrgica, UCI/Reanimación, las Urgencias, y Consultas Externas.

El Plan propone destinar «edificios específicos para los enfermos de Covid» mientras que cuando no sea posible ofrece como alternativa «áreas específicas de atención con circuitos diferenciados al resto de pacientes».

«Limpiezas exhaustivas»

El texto reclama «limpiezas exhaustivas de los espacios tanto los que se dediquen a tratar el coronavirus como los que no», así como aboga por «la estandarización del uso de las mascarillas» para trabajadores, usuarios y acompañantes.

Aunque el documento establece que «cada uno de los centros deberá presentar su plan de reactivación de la actividad quirúrgica «, afirma igualmente que «deberá seguir algunos criterios generales que comentamos».

Las directrices se hacen extensivas a los acompañantes de pacientes, para quienes señala que «sólo se permitirá un acompañante por paciente, que además deberá ser ‘selecionado’ evitando aquellos acompañantes sobre los que puedan existir dudas».

En el caso de las Consultas Externas, el documento de la Dirección General de Asistencia Sanitaria y Resultados tras advertir de si «el paciente se encuentra con síntomas o no», aboga por «mantener las citas preferentes y de procesos oncológicos», así como por que la actividad presencial se reanude en «aquellas patologías que consideren imprescindibles priorizando el criterio clínico», entre las que enumera «hematología, neurología, cardiología, hemodinámica y digestivo», a las que suma progresivamente «urología, cirugía, nefrología, infeccioso, unidad del dolor, anestesia, dermatología, alergología, salud mental, cribado de cáncer de mama, cribado de cáncer de Cérvix, cribado CCR».

En el caso de las pruebas diagnósticas, entre las que describe ecografías, tac, resonancia magnética o radiografías, propone que se haga en «acto único».

Atención primaria

En el caso de la Atención Primaria, donde el documento concluye que «no hemos tenido que cerrar ni un centro de salud», hecho que atribuye a medidas como «el teletrabajo y a los turnos rotatorios», se marca una decena de objetivos.

El SAS se propone, además del «seguimiento telefónico y presencial» de pacientes con Covid, «restablecer la atención a urgencias y emergencias en los centros de salud», así como «retomar el seguimiento de pacientes con patologías crónicas y el agravamiento producido por la falta de control y por el confinamiento».

De igual forma el SAS se propone «retomar el seguimiento de pacientes incapacitados en domicilio y sus cuidadores», además de «retomar la atención pediátrica suspendida», entre las que enumera actividades como «los controles de Niño Sano, el calendario vacunal, y el seguimiento de problemas de salud».