Navantia reabre sus puertas con precauciones en Cádiz

La compañía ha implantado un protocolo de seguridad y salud laboral tanto para la plantilla fija como para la industria auxiliar

El tejido productivo de la provincia ya puede funcionar casi en su totalidad. Tras un parón de las industrias no esenciales, hace unos días se dio de nuevo luz verde desde el Gobierno a la reactivación de la producción.

Algunas de estas empresas entonces ya comenzaron su actividad hace una semana, pero no Navantia. Las medidas de prevención y seguridad han sido el principal motivo para esperar unos días más. Hoy se han abierto de nuevo las puertas, pero con cautela.

Tras el comité intercentros del pasado miércoles se aprobó un Protocolo corporativo en el que se prioriza, entre otras cuestiones: el teletrabajo, facilitar EPIS en los puestos que lo requieran, flexibilidad horaria y un refuerzo de las labores de limpieza en todos los centros.

Ahora toca recuperar el tiempo perdido. Este mes de paralización se suma a la cuenta atrás de los proyectos que ya se encontraban en marcha en los astilleros, como las corbetas de Arabia Saudí, los contratos off shore de Puerto Real o de la Armada en Cádiz.

Al mismo tiempo, Navantia ha confirmado que se seguirán realizando las pantallas protectoras y participando en la producción del primer respirador andaluz junto con otras fábricas de la comunidad. Desde la empresa señalan que las instalaciones gaditanas ya se han puesto al servicio del Servicio Andaluz de Salud para comenzar la fabricación de este equipamiento.