La evaluación continua será prioritaria en la UMA este curso

El consejo de gobierno aprueba instrucciones para afrontar con garantías la adaptación al contexto de enseñanza no presencial

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Málaga (UMA), reunido este lunes en sesión extraordinaria a través de videoconferencia, ha aprobado una serie de medidas destinadas a adecuar la organización de la enseñanza de este curso 2019-2020 así como la evaluación del alumnado, adaptándolas a la modalidad no presencial a la que se ha visto abocada la educación universitaria como consecuencia de la declaración del estado de alarma por el COVID-19.

El objetivo es que «nadie pierda el curso como consecuencia de la crisis sanitaria, sin descuidar criterios de rigor que hagan justos, sólidos y viables los procesos de evaluación», según consta en el documento que el rector de la UMA, José Ángel Narváez, ha presentado a los integrantes del consejo de gobierno.

En esta línea, como medidas se destaca la que establece la evaluación continua como sistema de evaluación prioritario, «tomándose las medidas oportunas para poder maximizar las garantías de autoría en las actividades de evaluación no presencial que lo necesiten».

Modificación del sistema de evaluación

La definición del nuevo sistema de evaluación y las adaptaciones concretas para cada materia se realizará por parte de los coordinadores de cada asignatura de manera inmediata.

El profesorado deberá informar al estudiantado tan pronto como sea posible de esta modificación, de forma clara y precisa y preferiblemente antes de que sea valorada y aprobada por los órganos correspondientes –departamentos y juntas de centro–. Se contempla la posibilidad de atender aportaciones razonables y viables del estudiantado en las que no se hubiese reparado. En todo caso, todo el proceso de adaptación deberá estar concluido antes de principios del mes mayo.

En el caso de los Trabajos Fin de Estudios con evaluación mediante tribunal, los centros responsables de cada titulación establecerán los mecanismos adecuados para poder realizarlos a distancia, contando con un procedimiento reglado para ello que garantice la identificación de los agentes involucrados y la publicidad de las sesiones, según han explicado desde la UMA a través de un comunicado.

La sesión extraordinaria del consejo de gobierno ha comenzado con un informe del rector en el que ha agradecido «la actitud de compromiso y disposición del profesorado y del alumnado, que ha sido excelente en estas primeras semanas».

Del mismo modo, ha tenido palabras para el personal de administración y servicios, que «ha puesto de manifiesto una gran capacidad de reacción para mantener, e incluso fortalecer, los servicios que prestan apoyo a la docencia».

También el rector ha informado de las medidas que se han puesto en marcha para ayudar con la docencia virtual a los estudiantes con dificultades para conectarse. A continuación, ha dado paso al vicerrector de Estudios, Ernesto Pimentel, que ha desgranado las instrucciones acordadas para adaptar la docencia y la evaluación a la modalidad no presencial. El citado documento recoge distintos acuerdos marco adoptados a nivel estatal y autonómico.

Evaluación y tutorías

El vicerrector de Estudios ha detallado las principales instrucciones recogidas para la finalización del curso 2019-2020, en cuya elaboración se ha contado con la aportación de los diferentes Departamentos, Facultades y Escuelas, así como con el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Málaga.

Las instrucciones recogen que se hará uso de las posibilidades que ofrece el Campus Virtual para las actividades de evaluación, tanto para las titulaciones oficiales como para las titulaciones propias. La Universidad arbitrará las medidas necesarias para garantizar el derecho a ser evaluados en condiciones de igualdad a todo el alumnado. Entre otras medidas, por ejemplo, con la puesta a disposición de estudiantes y docentes de ordenadores virtuales con software licenciado por la UMA para ser utilizados de forma remota.

La acción tutorial cobrará mayor importancia si cabe en una situación de no presencialidad física, por lo que las instrucciones recalcan que se mantendrán los canales de comunicación necesarios para garantizar que las tutorías se siguen realizando.

En relación con el procedimiento de la revisión de las calificaciones, se atendrá a lo recogido en la normativa reguladora aprobada por el Consejo de Gobierno en julio de 2019, con la salvedad del precepto que exige la presencia física del estudiante, que será sustituido por el procedimiento telemático.

Ampliación del plazo para las prácticas y TFG-TFM

Por otro lado, en el caso de los Trabajos de Fin de Estudios (de grado o máster) la UMA entiende que su supervisión se puede realizar en la mayoría de los casos de manera telemática. No obstante, para aquellos casos en los que las características del trabajo requieran inexcusablemente presencialidad, será posible la ampliación del calendario hasta el 18 de diciembre de 2020.

Por lo que se refiere a las prácticas externas curriculares, las circunstancias excepcionales de la pandemia obligan a ampliar su periodo de realización, debido a la imposibilidad de realizarlas de manera presencial en las entidades colaboradoras.

En este caso, las prácticas podrán ejecutarse asimismo hasta el 18 de diciembre de 2020. No obstante, cuando sea posible, se podrán realizar o continuar con estas prácticas de manera telemática.

Una segunda opción es sustituir este periodo de prácticas por formación complementaria en línea. Si las opciones anteriores no fueran posibles, la UMA plantea la opción de iniciar o dar continuidad a las prácticas, una vez que se den las condiciones, para que puedan ser realizadas de manera presencial hasta el citado día de diciembre. Estas adaptaciones vendrán definidas por lo que determine cada centro en función de la particularidad de sus estudios.

En relación con la defensa de las tesis doctorales, podrá realizarse mediante un procedimiento no presencial definido por la Escuela de Doctorado, que cumplirá las garantías de identificación de todos los actores intervinientes (doctorando/a y tribunal) y de sesión pública. Además, la Escuela de Doctorado pondrá a disposición del tribunal los medios necesarios para desarrollar la defensa.