Donan 30.000 euros a proyectos de investigación de la Universidad de Málaga

Desde la UMA han agradecido esta «inyección económica, que supone un impulso importante para seguir trabajando todos juntos contra esta pandemia»

La Universidad de Málaga (UMA) continúa, pese al estado de alarma vigente desde el pasado 14 de marzo, con acciones y sumando esfuerzos para paliar la crisis sanitaria del COVID-19. Para colaborar con los proyectos de investigación que está desarrollando, CaixaBank, a través de su Acción Social y en colaboración con la Fundación «la Caixa», ha donado 30.000 euros.

Son muchas las iniciativas que la UMA, a través del Vicerrectorado de Investigación y Transferencia, ha desarrollado para avanzar en el estudio de la enfermedad del coronavirus, así como para frenarla, a través, por ejemplo, de la puesta a disposición de las autoridades sanitarias de material clínico y equipamiento de I+D.

Desde la UMA han agradecido esta «inyección económica que supone un impulso importante para seguir trabajando todos juntos contra esta pandemia», tal y como ha destacado el vicerrector de Investigación y Transferencia, Teodomiro López, en un comunicado.

Hasta el momento, la UMA ha facilitado a Salud casi 182.000 pares de guantes y más de 11.000 mascarillas –con y sin filtros–, además de batas quirúrgicas, pijamas y patucos, procedentes de sus facultades y servicios.

Igualmente, ha puesto a disposición del Ministerio de Sanidad infraestructura y personal investigador para realizar la prueba de diagnóstico del coronavirus. Junto a una relación de laboratorios con equipos para realizar la técnica PCR –técnica de reacción en cadena de polimerasa–, que es la utilizada para hacer el test del COVID-19, cerca de un centenar de investigadores de la Universidad de Málaga están preparados y al servicio de las autoridades sanitarias para ayudar en la realización de esta prueba.

En este sentido, ya se ha comenzado el asesoramiento a laboratorios de los hospitales universitarios Regional de Málaga y Virgen de la Victoria y del Costa del Sol en la implantación de protocolos de extracción.

También una veintena de impresoras 3D, que pueden ayudar a la producción rápida de materiales necesarios para la lucha contra esta pandemia, se ha ofrecido a las autoridades estatales y autonómicas.

Igualmente, el diseño y asesoramiento en la producción de respiradores artificiales está siendo, sin duda, una de las acciones de I+D+i en la que la Universidad de Málaga está trabajando de forma directa.

Por el momento, hay tres proyectos en marcha. El primero, el dispositivo ‘Andalucía Respira’, desarrollado por investigadores de la UMA junto con científicos de IBIMA y profesionales sanitarios, que ya ha sido homologado por la Agencia del Medicamento y ha comenzado su fabricación.

Asimismo, el Departamento de Expresión Gráfica, Diseño y Proyectos está trabajando en otro prototipo de rápida fabricación, a partir de la impresión 3D, dotado de un sistema electrónico. Por último, desde la Escuela de Ingenierías Industriales junto con técnicos del SCAI (Servicios Centrales de Apoyo a la Investigación de la UMA) se está desarrollando otro modelo de respirador mecanizado.

Finalmente, coordinados por la Cátedra de Seguridad, Emergencias y Catástrofes de la Universidad de Málaga, se están fabricando máscaras de protección EPI, cuyo diseño y calidad permiten su desinfección y reutilización constante. La elaboración de una cartografía en tiempo real de la ubicación espacial de los afectados por coronavirus, información clave para los profesionales implicados en combatir esta crisis sanitaria cada día, es otro de sus proyectos.