Crean una plataforma por la «tomadura de pelo» de los abonos de Semana Santa

La asociación pretende asesorar a los afectados por esa circunstancia acerca de derechos y reclamaciones

La Federación Andaluza de Consumidores y Usuarios (Facua) en Sevilla ha puesto en marcha una plataforma de afectados para exigir la devolución del dinero de los abonos de sillas y palcos de la Carrera Oficial tras la suspensión de las procesiones de Semana Santa por la pandemia de coronavirus Covid-19.

Con esta iniciativa, la asociación pretende asesorar a los afectados por esa circunstancia acerca de derechos y reclamaciones. «Son numerosos los abonados que han contactado con Facua ante la falta de respuesta del Consejo General de Hermandades y la dejación de funciones del Ayuntamiento de Sevilla», ha informado en un comunicado.

La asociación ha considerado «inaceptable» la pasividad del concejal municipal de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ante el incumplimiento de la legislación por parte del Consejo de Hermandades, que fija y cobra los precios de los palcos y sillas de la carrera oficial. Se trata de irregularidades que afectan a alrededor de 33.000 usuarios, ha añadido.

Facua ha recordado que el pasado 2 de abril presentó una denuncia por estas «irregularidades» y solicitó la apertura de un expediente sancionador. La asociación ha criticado que el Consistorio no haya dado aún respuesta ni haya hecho ningún llamamiento público a que se proceda a la devolución del dinero.

Según lo establecido en el artículo 23.3 del Decreto 10/2003, de 28 de enero, por el que se aprueba el Reglamento General de la Admisión de Personas en los Establecimientos de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas en Andalucía, el Consejo «debió haber devuelto el dinero -o informado de que lo haría de forma inmediata a los abonados que lo solicitaran- en un plazo máximo de cuatro días desde que se anunció que no se podrían celebrar los desfiles procesionales», ha destacado Facua.

Advertisement

Facua ha señalado que el Consejo «ha eludido» afirmar que procederá a devolver el dinero y «se ha limitado a decir que tomará una decisión después del estado de alarma en una reunión presencial de su Junta General». Así, la asociación ha calificado la actitud de la institución cofradiera de «tomadura de pelo» a los usuarios por demorar su respuesta a las reclamaciones.

Por último, la asociación de consumidores ha destacado que está interponiendo reclamaciones en representación de los socios de pleno derecho que le han solicitado que emprenda acciones en defensa de sus derechos.