Arrancarse los vellos de la nariz puede provocar la muerte

En la zona de la nariz se encuentra situado el llamado triángulo de la muerte

El titular puede parecer llamativo, exagerado, tremendista. O incluso amarillista. Pero ni de lejos. Arrancarse los pelos de nariz es sumamente peligroso. Dañino. Hasta acarrear mortales consecuencias. Arrancarse los vellos nasales, en efecto, puede provocar la muerte.

Explicamos el porqué. En la parte de la nariz se encuentra ubicado lo que se conoce como el triángulo de la muerte. ¿Qué es el triángulo de la muerte? Pues la zona que abarca desde el puente de la nariz hasta las esquinas de la boca. Ese triángulo que dibujamos imaginariamente.

Recibe este nombre porque dicha zona alberga numerosos vasos sanguíneos que se comunican con la parte trasera de la cabeza. Allí donde se cruzan los  nervios cerebrales.

Así que cuando se arrancan vellos de la nariz se está dañando un vaso sanguíneo. De este modo, por tanto, el folículo podría llenarse de sangre y acto seguido estar expuesto a todo tipo de gérmenes tales como la ameba, que es capaz de comerse el cerebro progresivamente.

O dicho de otro modo: si algún germen tiene la facilidad de penetrar en la nariz y transportarse hasta el cerebro podría provocar infección en el cerebro. Y provocar la muerte.

Advertisement

A mayor abundamiento, parte del flujo venoso de la cavidad craneana se lleva a cabo en las venas superficiales de la cara. Por esta razón no debe tocarse ese triángulo bajo ninguna circunstancia.

¿Qué no debe hacerse en resumidas cuentas? Nunca se debe tirar del pelo de la nariz porque creará una herida abierta que se puede infectar y asimismo provocar sicosis, esto es, cambio de dirección del bulbo piloso.

Tampoco se deben apretar los puntos negros en el triángulo. Y es que la glándula sebácea es como un árbol con ramas caídas, lo que significa que al apretar el pus en las divisiones inferiores, va a la sangre, junto con los microbios, lo que puede crear una infección.

Por el contrario sí es recomendable retirar los pelos de la nariz con un recortador especial. O unas tijeras pequeñas. También remover los puntos negros con la ayuda de las exfoliaciones.

En el cuidado de la piel tiene que utilizarse medios que disuelven la queratina mezclada con sebo (responsable de los puntos negros). La precaución en el mentado triángulo de la muerte nunca estará de más.