Llora tras sufrir bullying en el colegio: «Me quiero morir»

Quaden Bayles, un niño australiano de 9 años que nació con acondroplasia, lamenta en las imágenes la paliza que le han dado sus compañeros

«Me quiero morir», dice Quaden Bayles a su madre. El pequeño, de tan solo nueve años, ha sufrido una paliza en la escuela por parte de sus compañeros. En el vídeo grabado por su madre, él llora desconsoladamente.

El acoso escolar, también conocido como bullying, sigue suponiendo un verdadero problema para muchos niños. Ya no solo en lo físico, como es el caso de Quaden Bayles, sino también el aspecto psicológico.

Y es que el acoso es escolar no es «cosas de niños». Porque los pequeños sufren y estos problemas después se reflejan en su día a día. En este caso, Quaden Bayles es un niño australiano de 9 años que nació con acondroplasia, un tipo de enanismo.

Su madre, Yarraka Bayles, acudió a recogerlo a la escuela como siempre. Pero todo no iba bien. Ella vio como en la pista de baloncesto, una niña se burlaba del tamaña de su hijo y le daba golpes en la cabeza.

Ante esto, la madre de Quaden Bayles decidió «no montar un pollo» allí, sino que se llevó a su hijo y después realizó un vídeo, que se ha viralizado en redes sociales. Su objetivo alertar de las graves consecuencias que el acoso tenía en el menor.

Advertisement

«Fue desgarrador verlo, me hizo sentir impotente», comenta la madre al medio australiano SBS. En las imágenes se puede apreciar como el pequeño llora desconsolado e incluso desea quitarse la vida. «Me quiero morir», pronuncia en inglés muy alterado.

Un nuevo caso de bullying que se ha viralizado en las redes y que, como afirmó la madre de Quaden Bayles, espera que sirva para remover conciencias y tomar en consideración las consecuencias del acoso escolar.

Un acoso escolar que lleva produciéndose desde hace varios años y siempre por el mismo motivo: mofarse del tamaño del niño.  La acondroplasia es el trastorno en el crecimiento provoca enanismo sobre todo en las extremidades, no tanto en la cabeza y el tronco.

Este suceso ha sido la gota que ha colmado el vaso y la madre ha  ha pedido a su escuela, la Carina State School, que se incorporen al plan de estudios métodos para evitar este tipo de casos.