Fiel a la tradición carnavalesca

Segunda derrota consecutiva de un Cádiz que no termina de despegar y puede complicarse al ascenso directo

En un viernes donde el Carnaval y el fútbol tomaban protagonismo a la par, las miradas estaban puestas en saber quién iba a ser el inquilino de la banda izquierda ante las ausencias de Perea y Malbasic. Álvaro Cervera apostó por Nano Mesa, lo que devolvía el dibujo de Álex por delante de Garrido y José Mari, que era novedad tras cumplir partido de sanción.

El Molinón no fallaba a su cita. A mil kilómetros de la cuna carnavalera, los de Djukic buscaban emplearse a fondo como en los últimos partidos para mantener la racha. El duelo comenzó con una falta lateral de Älex que remató Nano y sacó el portero a córner, pero tras una falta frontal de Iza a manos del portero, llegó una pequeña pájara que duró algunos minutos.

Esta pudo ser aprovechada por los locales para adelantarse. El peligró llegó con un disparo mordido de Manu García que sacó Cifuentes junto al larguero, un disparo cruzado fuera de Murilo y un tiro de Bogdan que sacó Cifuentes a córner estirándose a ras de césped. Se superaba el mal trago.

Los amarillos se recomponían poco antes de la media hora de juego con un saque de equina de Salvi que prolongaba Garrido y Fali disparaba a bocajarro en el segundo palo, sacando la zaga a córner.

Desde la esquina sirvió Álex en la segunda ocasión, y Álvaro GIménez cabeceaba la mejor ocasión al palo. Estaba cerca Nano, pero no pudo empalmar el rechace. Eran los mejores minutos amarillos. Un centro de Salvi rematado por Álex de primeras, y sacado por la defensa, mereció mejor suerte. Pero el control superó a las ocasiones y no hubo más sobresaltos hasta el descanso.

Comenzaban bien los cadistas la segunda parte. Dos ocasiones claras: un tiro de Salvi que sacó Mariño a córner y un saque de esquina de Salvi que Álvaro Giménez no logró rematar con claridad. Pero en el minuto 53 llegaba la jugada desgraciada del partido, Garrido caía lesionado tras una mala entrega, que acabó con un centro de Murilo cabeceado por Álvaro para el 1-0.

Tocaba reaccionar. Alejo y Choco entraban por Garrido y Nano Mesa. En el minuto 60 un centro de Salvi era cabeceado por Álvaro y detenía el portero. Poco después se preparaba Jurado para entrar en el campo, pero nuevo contratiempo, roja directa a José Mari tras no llegar a un balón e impactar sobre Pedro Díaz. Finalmente Jurado entraba por Álvaro Giménez. La pareja en el doble pivote era inédita con el sanluqueño junto a Álex.

Pese a la inferioridad el equipo no se vino abajo y lo intentó una y otra vez, eso sí, comenzaba a cargarse peligrosamente de amarillas. El equipo era todo tesón ante un rival agazapado con su motín, además Salvi quedaba renqueante en el último tramo tras recibir una entrada.

El Cádiz creía y merecía más, pero no cristalizaba el empuje. Los cinco minutos de alargue transcurrieron con tensión pero sin movimientos.