El Betis deja pasar otro tren más

El Mallorca, peor visitante de La Liga, ha logrado sacar en el Villamarín su segundo punto a domicilio en lo que llevamos de temporada

Real Betis y Mallorca empataron en un atractivo partido que terminó 3-3 y que dejó a los locales con la sensación de haber merecido más ante un rival que sumó su segundo punto a domicilio en La Liga. Los goles de Canales (p), Fekir (p) y Joaquín, sirvieron para sumar un insuficiente punto que aleja aún más al Betis del objetivo europeo.

Consciente de la importancia del partido, tal y como había remarcado en rueda de prensa, Rubi no reservó nada y alineó un equipo con la idea de llevar el peso del encuentro. Con Carvalho como hombre más retrasado, Canales y Guardado quedaban algo más libres en la medular, acompañando a Fekir, Loren y Joaquín que componían el trío ofensivo.

Un fallo en la salida de balón de Bartra propició la primera ocasión del partido, pero el disparo de Dani Rodríguez se marchó muy alejado de la portería que defendía Joel. La réplica la tuvo el Betis a los pocos minutos pero ni Fekir, ni Álex Moreno, lograron hacer buena una peligrosa jugada en el área visitante.

Contra todo pronóstico, el primer tanto del partido llegó del lado mallorquín. En una jugada partiendo desde el costado derecho, Kubo disparó y en el rebote, Cucho Hernández haría uno de los goles de la jornada con una tremenda volea al palo izquierdo de Joel.

Pero el fútbol es algo imprevisible y a la siguiente jugada, Gil Manzano señaló un claro penalti sobre Nabil Fekir. Desde los once metros, Canales se encargaría de poner con mucha tranquilidad el empate en un Villamarín que pasó de los pitos a los aplausos en cuestión de segundos.

El gol supuso una inyección de moral para los verdiblancos, que justo tras el tanto anotado tuvieron dos oportunidades, la más clara en las botas de Fekir, para transformar en goles el empuje que llegaba desde una grada que se encendía por completo.

El Betis estaba pasando sus mejores minutos y hasta William Carvalho se animaba a probar fortuna desde la larga distancia. También Loren Morón, que fue quién más clara la tuvo pero su disparo se estrelló en el palo.

Otra vez, cuando mejor estaba el Betis, otro jarro de agua fría. El Mallorca organizó una contra perfecta, rematada por Budimir tras una buena combinación en el área entre Cucho Hernández y Kubo que ponía por delante a los visitantes. Los de Rubi volvieron a demostrar que la defensa está siendo su talón de Aquiles esta temporada.

De nuevo Fekir, de nuevo el de siempre tirando del carro como nadie. El francés provocó un segundo penalti por mano de Gámez. Esta vez el encargado de transformarlo sería el propio Nabil, que con suspense superó a Manolo Reina para poner un merecido empate en el marcador.

La segunda mitad no pudo comenzar de mejor manera para los locales. A la contra, Joaquín recibió en el pico del área, dribló a su marcador y puso al Benito Villamarín en pie con un extraordinario tiro al palo largo. El capitán logró un gol de categoría, que ponía al Betis por delante justo nada más arrancar la primera mitad.

En la siguiente jugada tras el gol, el VAR hizo su reglamentaria aparición en los partidos del Betis. Sin embargo, tras revisarlo Gil Manzano, reculó en su idea y anuló el penalti que había señalado sobre Baba.

Tras unos minutos de tregua y tranquilidad. Canales contó con la más clara de los primeros 15 minutos del segundo acto. El cántabro que se iba solo tras un espectacular pase de Joaquín, pudo matar el partido con el cuarto, pero Manolo Reina achicó espacios y terminó atajando el mano a mano.

El Betis aprovechaba sus mejores minutos para atosigar al Mallorca en su campo. Fruto de esta insistencia llegó el cuarto gol, obra de Loren tras pase de Álex Moreno, pero el fino ojo del linier anuló el tanto del canterano.

A falta de 20 minutos para el fin del encuentro, el Mallorca volvería a insonorizar el Benito Villamarín. El tercer gol llegó por mediación de Kubo, uno de los jugadores más activos del partido. El nipón obligó a la defensa a recular para posteriormente sacarse un tiro con su pierna menos buena para batir a Joel que no estuvo nada acertado.

El gol obligó a Rubi a mover el banquillo, retirando a William Carvalho para dar entrada a Aleñá. De esta manera, Guardado ocupó la plaza del portugués, cediéndole su hueco por delante al catalán. Más tarde primero Tello, que fue de lo más activo en el  tramo final, y luego el canterano Raúl, hicieron su entrada en un partido que ya no volvería a ver más goles.

Los últimos minutos de juego consistieron en un auténtico acoso verdiblanco. El Betis quería los tres puntos, sometiendo a un Mallorca que se mostraba más que conforme con el punto que estaba logrando. Pese a la insistencia local, el marcador no se movió y el Betis dejó pasar probablemente su último tren hacia Europa.