Antonio ‘El Pipa’ estrena nuevo espectáculo en el Festival de Jerez

Con este espectáculo se reivindica como artista que no mezcla su estilo tradicional con otras danzas

“Sencillo, auténtico y desde el corazón”. Así definió Antonio El Pipa ‘Estirpe’, su nuevo espectáculo que estrena mañana sábado día 22 de febrero en el Teatro Villamarta, en el marco del XXIV Festival de Jerez. Una propuesta en la que el bailaor jerezano busca “sentirse bailaor” flamenco y en la que reivindica su estilo tradicional, ajeno a otros tipos de danza.

La segunda jornada del certamen comenzará, no obstante, con la Gala de los Ganadores del VII Concurso Internacional de Baile Flamenco Puro de Turín que tendrá lugar en Sala Compañía, dentro del ciclo Savia Nueva y Unirvesal.

Y finalizará a medianoche con la guitarra de Rafael Riqueni, que desgranará los temas de su nuevo disco ‘Herencia’, en el ciclo Toca Toque en la Bodega González Byass, espacio escénico que cuenta con el patrocinio de CajaSur.

“Quiero sentirme como bailaor, desde Jerez para el mundo”, señaló Antonio El Pipa ante los medios de comunicación. “Quiero bailar como me da la gana, única y exclusivamente”, añadió tajante para después decir que “yo no hago otras danzas”, otros estilos que habitualmente se mezclan con el flamenco.

A este respecto, confesó que esta especie de reivindicación de su estilo tradicional se produce porque “yo no sé otra cosa que bailar flamenco. Es lo único que sé hacer”. Por este motivo, su ‘Estirpe’ no cuenta historias ni tiene otros “efectos”. Pretende, por ello, ser una propuesta “directa, sencilla y al corazón”.

Antonio El Pipa agradeció a su público el apoyo brindado a lo largo de su carrera artística y calificó este ‘Estirpe’ como “una vuelta a empezar”. Hizo un breve recorrido por su trayectoria, desde sus comienzos con 14 años, pasando por la creación de su propia compañía en 1997.

Recordó su última intervención en el certamen, en 2017, a modo de celebración de los 20 años de vida de su compañía. Tras dos años de ausencia, indicó que “debía tener claro lo que iba a hacer”. Y, al parecer, ‘Estirpe’ cumple el requisito de ser fiel a sí mismo y a sus seguidores.

Al equipo artístico habitual de Antonio El Pipa, le acompaña como artistas invitados los cantaores Jesús Méndez, Antonio Reyes y Samuel Serrano, a los que se suma la colaboración especial de la cantante de copla Joana Jiménez.

A ritmo de bulerías comienza este ‘Estirpe’, pero la variedad de palos alcanza a los fandangos, toná, malagueña, tangos y alegrías, entre otros.

Homenaje a los grandes

De otro lado, la guitarra de Rafael Riqueni sonará a medianoche en la Bodega González-Byass, dentro del ciclo Toca Toque.

Un concierto que lleva por título ‘Herencia’, nombre del último disco del guitarrista en la que este maestro del instrumento rinde homenaje a los grandes. Una consideración que atesoran Paco de Lucía, Tomatito y Serranito, por citar algunos. “Son guiños a sus obras, pero dándoles mi toque personal”.

En la primera parte del concierto Riqueni actuará en solitario, pues los temas de su ‘Herencia’ son para guitarra solista. Ya en la segunda parte interpretará otros temas de su repertorio, acompañado por la guitarra de Salvador Gutiérrez y Manuel de la Luz.

En otro orden de cosas, el Festival de Jerez incide en su apuesta por mostrar el carácter universal del flamenco con la Gala Final del Concurso Internacional de Baile Flamenco Puro de Turín en su séptima edición. Será en la Sala Compañía, uno de los escenarios de la muestra, dentro del ciclo Savia Nueva y Universal.

Bajo la dirección de Manuel Betanzos y Mónica Morra (a los que se suman Alicia Márquez y Manuel Liñán como miembros del jurado), la séptima edición de este Concurso se ha desarrollado en diferentes fases en el Palacio Villapanés.

Concursantes de países diferentes han participado en este proceso de selección y será mañana en Sala Compañía donde tenga lugar la Gala Final. Previamente, se han entregado los premios a los ganadores de sus diferentes categorías. Un galardón que consiste en una beca “para seguir creciendo”.

Tanto Manuel Betanzos como Mónica Morra calificaron esta experiencia como “muy emocionante” y reiteraron que la filosofía del certamen es “no competir, sino compartir” para que “el flamenco siga vivo” en el mundo.