Despedida de soltero con 55 personas en pleno Coronavirus en Sevilla. La Policía Local de Sevilla ha desalojado esta madrugada a 55 personas en una sala de fiestas de la capital. Allí celebraban una ‘despedida de soltero’. Todo incumpliendo el horario y las medidas sanitarias impuestas por la Covid-19.

Según informa Emergencias Sevilla en sus redes sociales; todos ellos han sido denunciados por las citadas infracciones. Además el local, ubicado en el Parque Empresarial Store, precintado.

Asimismo, la agentes de Policía Local han precintado de madrugada; a las 00,55 horas; un bar en calle Cristo de la Sed por ejercer la actividad a puerta cerrada fuera del horario autorizado.

En ese momento se encontraban 14 clientes en su interior, que se celebraban una fiesta. Todos han sido denunciados por incumpliendo las medidas sanitarias.

Fiesta ilegal con 150 personas

Agentes de la Policía Nacional desalojaban recientemente una fiesta ilegal con 150 personas en un chalé de Estepona (Málaga). Fruto de la actuación en la vivienda, en la que se contó con la colaboración de la Policía Local de la localidad, han sido propuestas para sanción 67 personas por incumplimiento de las medidas sanitarias.

Los hechos tuvieron lugar la madrugada del sábado al domingo, a las 02.00 horas, cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento de una fiesta privada en un chalé de la avenida de la Resina, en Estepona. Según la información recabada, unas cien personas permanecían reunidas en la casa; por lo que se solicitó colaboración a la Policía Local ante lo multitudinario del evento.

En los accesos al inmueble, la Policía localizó a dos supuestos porteros que realizaban funciones de seguridad y cobraban la entrada a la fiesta, han precisado desde la Comisaría Provincial en un comunicado.

La casa había sido acondicionada como una discoteca para la fiesta 

Una vez dentro de la vivienda los agentes constataron como la misma había sido acondicionada como discoteca: bailarinas, DJ, equipos de música; barra con despacho de consumiciones, incluso servicio de limpieza.

Dentro de las instalaciones los asistentes al evento permanecían hacinados, sin guardar distancias de seguridad, no llevaban mascarilla. Y alguno de los participantes estaban consumiendo oxido nitroso, más conocido como gas de la risa.

Al percatarse de la presencia policial, parte de la masa –la Policía estima en unos 150 asistentes los allí reunidos– emprendió la huida a través del jardín de la vivienda. Los funcionarios identificaron a 75 personas, entre ellas a los supuestos organizadores de la fiesta –tres jóvenes españoles de 21, 29 y 32 años– y propusieron para sanción a 67 de ellas por incumplimiento de las medidas sanitarias ante el Coronavirus. Entre los identificados se efectuó, además, la detención de uno de los asistentes, al comprobarse que tenía una reclamación judicial en vigor.