El preso de ETA Iñaki Bilbao, alias ‘Txikito’, ha abandonado la huelga de hambre que inició a principios de septiembre en la cárcel de Puerto III, en Cádiz, y ahora se recupera en la enfermería de la prisión tras varios amagos anteriores de abandonar la protesta, por la que tuvo que ser hospitalizado, han informado a Europa Press fuentes penitenciarias.

Iñaki Bilbao pertenece al ‘sector duro’ de los etarras que cumplen condena por las acciones criminales de la banda terrorista. Tras abandonar la huelga de hambre la noche del miércoles, continúa en la enfermería de la cárcel bajo observación. Esto se debe a las secuelas provocadas por su decisión de no tomar alimentos.

‘Txikito’, que cuenta con un historial de incidentes penitenciarios; huelgas de hambre; y amenazas directas a varios jueces, tuvo que ser hospitalizado tras iniciar una huelga de hambre en septiembre. La huelga la inició como respuesta a una diligencia ordenada por la Audiencia Nacional.

Apartado de la disciplina del EPPK, el colectivo de presos de ETA, ‘Txikito’ es miembro destacado del Movimiento Pro Amnistía y contra la Represión (ATA). En un comunicado, este otro colectivo ha confirmado que el terrorista ha puesto fin a la huelga de hambre y comunicación que llevaba a cabo desde hace más de dos meses.

Ingreso en prisión de otros dos miembros de ATA

Precisamente este miércoles, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata acordó el ingreso en prisión provisional para los dos miembros de ATA que fueron detenidos este lunes en Vizcaya por la Ertzaintza. Les imputa delitos de daños o estragos, enaltecimiento del terrorismo y colaboración con banda armada.

Fuentes jurídicas señalaron que ambos integrantes del colectivo de disidentes de ETA fueron detenidos por realizar acciones de sabotaje el 10 y 12 de noviembre en dos estaciones, la de Muxika y Forua; además de realizar pintadas de enaltecimiento al etarra Iñaki Bilbao.

Desde el Movimiento pro Amnistía confirmaron que los detenidos son Valentina Morisolli, que reside en el barrio de Usansolo, en Galdakao; y Gaizka Astorkizaga, ex preso de ETA, natural de Ibarrangelu. También han confirmado que han ingresado ya en las prisiones de Basauri y Zaballa.

Otros cinco presos trasladados este viernes

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha ordenado este viernes 20 de noviembre el traslado de cinco internos relacionados con la banda terrorista ETA –dos de ellos presos en cárceles andaluzas– y la progresión al tercer grado de un sexto, que también será acercado a San Sebastián, una decisión que se adopta en plena polémica por el apoyo de Bildu a los Presupuestos, lo que ha merecido las críticas esta semana tanto de partidos de la oposición como de asociaciones de víctimas.

La decisión afecta a dos presos que estaban en cárceles de Andalucía, las más alejadas al País Vasco, y un tercero de Extremadura. Según fuentes de Instituciones Penitenciarias, con el Gobierno de Pedro Sánchez son ya 110 los internos de ETA que han sido trasladados, de los 197 que hay en prisión en la actualidad. De ellos, 12 ha sido en aplicación de su progresión al tercer grado (son 15 en total, pero tres no precisaron de cambio de centro).