El Foro Profesional por la Infancia de Andalucía ha destacado este viernes 20 de noviembre, Día Universal del Niño, que casi medio millón de niños andaluces está en riesgo de pobreza.

El 29,5% de las personas menores de 18 años de Andalucía –469.995 niños y adolescentes– está en riesgo de pobreza o exclusión social, según los datos del Observatorio de la Infancia en Andalucía referentes a 2019.

El año pasado las niñas presentaron un riesgo de cinco puntos porcentuales superior al de los niños, calculado con el umbral de pobreza de Andalucía, según han informado en un comunicado desde el Foro Profesional por la Infancia de Andalucía, que señala que si se emplea el umbral de pobreza de España, «se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social el 40,8% de la población infantil y adolescente andaluza«.

El Foro Profesional por la Infancia de Andalucía, integrado por distintas asociaciones y entidades relacionadas con la medicina, el derecho, el trabajo social y la educación, subraya estos datos en la celebración del Día Universal del Niño, fecha en la que se conmemoran los aniversarios de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos del Niño (1959) y la aprobación de la Convención de los Derechos del Niño (1989).

El Foro considera que estas celebraciones se relacionan frecuentemente con valores positivos, pero señala que la infancia «no es homogénea» y que frente a niños y adolescentes que viven una vida feliz, «existen otros que sufren situaciones de precariedad y vulnerabilidad y sin las condiciones mínimas para desarrollarse y ni siquiera plantearse un proyecto de vida en condiciones de igualdad». Además, advierte de que estas diferencias «se han visto seriamente agravadas en 2020 por las especiales circunstancias derivadas de la pandemia«.

Hogares que no pueden afrontar imprevistos

El citado Observatorio de la Infancia destaca, además, que el 43,6% de las personas menores de 18 años de Andalucía vive en hogares sin capacidad para afrontar gastos imprevistos (de 650 euros); el 43,4% vive en hogares que no pueden permitirse salir de vacaciones al menos una semana al año; el 13,4% vive en hogares que han tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal y el 9,1% de los niños y adolescentes de la comunidad andaluza vive en hogares que no pueden permitirse mantener la vivienda a una temperatura adecuada. En España, los porcentajes de niños y adolescentes «con este tipo de carencias son inferiores».

El Foro Profesional por la Infancia detalla que las transferencias sociales reducen el riesgo de pobreza en la infancia andaluza «unos diez puntos porcentuales, sin transferencias sociales y sin pensiones, el riesgo de pobreza alcanzaría al 35,9% de las personas menores de 18 años, según el umbral de pobreza relativo de Andalucía«.

Riesgo de pobreza y maltrato

Además de la pobreza, el Foro Profesional por la Infancia añade que este segmento de la población «padece otras problemáticas no menos importantes, tales como el maltrato, la violencia sexual y de género contra la infancia«.

Así, cita información del Sistema de Información sobre el Maltrato Infantil de Andalucía (Simia), donde se recogen las notificaciones realizadas respecto a cuatro tipologías básicas de maltrato infantil: negligencia, maltrato emocional, maltrato físico y abuso sexual. Los datos de 2019 revelan «3.679 notificaciones, lo que supone un incremento de casi el 11% respecto al año anterior».

Asimismo, el Sistema de Protección de Menores de la Junta de Andalucía tenía bajo su tutela a 5.474 personas menores de 18 años con resolución de desamparo a 31 de diciembre de 2019, lo que supone un incremento porcentual de 3,7% respecto a la misma fecha del año anterior (5.278 tutelas).

El Foro Profesional por la Infancia de Andalucía considera que la celebración del Día Universal del Niño es «una ocasión propicia para reclamar una mayor participación de la infancia en la sociedad», sobre todo cuando «la gravedad de los datos expuestos se ha incrementado en el transcurso de la pandemia«.

Asimismo, aboga por que «se establezca la relación entre abuelos y nietos» y «se mantengan abiertos los colegios, a tenor de la baja transmisibilidad del Covid-19 por los niños y su escaso impacto clínico en caso de infección».