El preocupante número de casos que esta experimentando Madrid hace que se abran nuevas vías para intentar frenar la pandemia. Ante la negativa de un posible confinamiento total que terminaría de hundir la economía del país, España ya estudia nuevas opciones que puedan ofrecer seguridad sin la necesidad de cerrar completamente todo.

De esta manera lo ha comunicado el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, quien ha declarado la posibilidad de que Madrid establezca un «toque de queda» para frenar la curva de contagios. Es por ello, que el consejero considera que esta decisión debería de tomarse en «toda España», tal y como propone el colegio de sanitarios.

Llegados a este punto, nos ronda la cabeza la duda: ¿Qué es el toque de queda?. Pues bien, el toque de queda implica la restricción a cualquier ciudadano de permanecer o circular por las calles de manera libre y sin justificación válida por el Gobierno Central. Es decir, se establece un horario en el que los ciudadanos no podrán pisar la calle.

Según la Comunidad de Madrid, la restricción entraría en vigor a partir de las 00:00 horas hasta una hora que en principio estaría pro determinar, pero que rondaría las seis de la mañana con el objetivo «de no dañar a la hostelería e impedir los botellones«.

Esta medida es muy similar a un confinamiento nocturno, ya que toda la ciudadanía deberá permanecer en sus domicilios durante este horario si finalmente se cumple la idea.

¿Cómo se aplica?

Para poder aplicar el toque de queda, el Gobierno deberá volver a declarar el estado de alarma por emergencia sanitaria, como ya hiciera el pasado 14 de marzo. Apoyándose en el artículo 116 de la Constitución, el Gobierno central podrá confinar con toda legitimidad a los ciudadanos.

Para que esta medida sea aprobada, se debe justificar y acreditar que el país se encuentra en «circunstancias extraordinarias» que no permiten una normalidad en el territorio. El toque de queda podrá extenderse durante 15 días, a partir de ahí necesitaría el apoyo del Congreso para seguir prorrogándolo.

El último toque de queda producido en España tuvo lugar el 23 de febrero de 1981, día en el que Antonio Tejero intentó un golpe de estado que terminaría fallando. En esta fecha, el teniente general Jaime Milans del Bosch declaró el estado de excepción en Valencia, una medida más dura que el estado de alarma y que quedó instaurada en toda la ciudad desde las 21 hasta las 7 horas.

¿Hay toque de queda en Europa?

El exponencial aumento de contagios en Europa ha obligado a países como Francia, Bélgica, Eslovenia y República Checa, a tomar decisiones complicadas. El gobierno francés de Macron declaró el pasado sábado el estado de emergencia en Francia, con el objetivo de aplicar el toque de queda en París, Lyon, Aix-en-Provence-Marsella, Toulouse, Lille, Montpellier, Grenoble, Rouen y Saint-Etienne, con una multa de 135 euros para el que lo incumpla.

Por su parte, en Bélgica el toque de queda abarca desde las 00:00 hasta las 5 de la mañana, un horario similar al que podría darse en España. Esta medida entró en vigor el pasado lunes 19 de octubre debido a la «grave» situación que afecta al país. “La situación es grave. Estamos peor que en marzo, cuando se decidió el confinamiento”, declara Alexander De Croo, primer ministro belga. 

Siguiendo en Europa, Eslovenia es otro de los países que ha establecido el toque de queda. Esta medida entra en vigor este mismo martes y también será un ‘confinamiento nocturno’, ya que el horario es el mismo que en Francia, de las 21 a las 6 de la mañana.

En último lugar, la República Checa también está en una situación límite. Pese a que todavía no ha decretado un toque de queda como tal, ha cerrado colegios, bares y restaurantes hasta el próximo 2 de noviembre. De esta manera, el país ha registrado su peor cifra desde el estallido de la pandemia, por lo que no se descarta que se establezca muy pronto el toque de queda.