El Gobierno de la Comunidad de Madrid está estudiando si pedir al Gobierno central que decrete el toque de queda, que permitiría que no existiese ningún movimiento en la región en determinadas horas del día.

Así lo ha avanzado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en un desayuno socio-sanitario, organizado por Europa Press. Esta iniciativa la pusieron sobre la mesa los colegios profesionales en una reunión este lunes con el propio consejero y la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso.

«Para eso hay que tener una cobertura legal que no tiene la comunidad autónoma. Tendría que ser una decisión del Gobierno de España. Es una decisión que nosotros tampoco veríamos mal», ha declarado.

Para Escudero, «cualquier decisión» que se vaya a tomar con respecto a restricción de movilidad o a actividad hay que estudiarla. Así, ha desvelado que lo han hablado a «nivel interno» pero todavía no con sus homólogos de otras autonomías.

¿Qué es el toque de queda?

La instauración del toque de queda, implica la restricción a cualquier ciudadano de permanecer o circular por las calles de manera libre y sin justificación válida por el Gobierno Central. Es decir, se establece un horario en el que los ciudadanos no podrán pisar la calle.

Según la Comunidad de Madrid, la restricción entraría en vigor a partir de las 00:00 horas hasta una hora que en principio estaría pro determinar, pero que rondaría las seis de la mañana con el objetivo «de no dañar a la hostelería e impedir los botellones«.

Esta medida es muy similar a un confinamiento nocturno, ya que toda la ciudadanía deberá permanecer en sus domicilios durante este horario si finalmente se cumple la idea.

¿Cómo se aplica?

Para poder aplicar el toque de queda, el Gobierno deberá volver a declarar el estado de alarma por emergencia sanitaria, como ya hiciera el pasado 14 de marzo. Apoyándose en el artículo 116 de la Constitución, el Gobierno central podrá confinar con toda legitimidad a los ciudadanos.

Para que esta medida sea aprobada, se debe justificar y acreditar que el país se encuentra en «circunstancias extraordinarias» que no permiten una normalidad en el territorio. El toque de queda podrá extenderse durante 15 días, a partir de ahí necesitaría el apoyo del Congreso para seguir prorrogándolo.

El último toque de queda producido en España tuvo lugar el 23 de febrero de 1981, día en el que Antonio Tejero intentó un golpe de estado que terminaría fallando. En esta fecha, el teniente general Jaime Milans del Bosch declaró el estado de excepción en Valencia, una medida más dura que el estado de alarma y que quedó instaurada en toda la ciudad desde las 21 hasta las 7 horas.