El Ayuntamiento de Antequera (Málaga) ha decretado el cierre, a partir de este viernes 23 de octubre, del parque infantil de La Negrita y de los Jardines del Mapa como medidas para evitar concentraciones descontroladas y prevenir el contagio del Covid-19.

Así lo han anunciado este martes en rueda de prensa el alcalde, Manuel Barón; el teniente de alcalde delegado de Deportes, Juan Rosas; y la teniente de alcalde delegada de Turismo y Comercio, Ana Cebrián. Han afirmado que esta decisión se ha llevado a cabo una vez analizados tanto informes de incidencia de la Policía Local como los datos de la última semana en cuanto a la evolución de la propagación de la enfermedad en el municipio.

El regidor ha hecho referencia a la visita del consejero de Presidencia e Interior de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, al Hospital Comarcal de Antequera; donde se analizó la situación actual del distrito, abordando el hecho de que en la actualidad haya un índice de 252,2 contagios por cada 100.000 habitantes en Antequera. Mientras, en la comarca se llega a los 338,4 infectados por cada 100.000 habitantes.

Por ello, Barón ha considerado que «ha llegado el momento de anticiparse». Así, se han tomado medidas «sin que se perjudique ni se corten actividades productivas», ha dicho. Además han lanzado un mensaje de respeto de los aforos, el uso de la mascarilla y las medidas de protección.

Por otro lado, se ha restringido de forma total el acceso de público para presenciar competiciones en instalaciones deportivas municipales; a excepción de aquellos competiciones en categoría nacional que disponen de propios protocolos específicos al respecto que sí regulan la presencia de público.

En este sentido, ha considerado de «imperante necesidad» revisar los protocolos deportivos. Respecto a ello ha alegado que «no tiene sentido que, de lunes a viernes, los niños se mantengan dentro de grupos burbuja; y que llegado el fin de semana puedan tener contacto con otros jugadores de otras localidades o ambientes diferentes».

Así, el regidor ha advertido de que el Ayuntamiento va a seguir tomando medidas para intentar frenar el desarrollo de esta segunda ola; mientras que Cebrián ha apuntado a que se va a tratar de «no perjudicar la labor comercial, empresarial o industrial de la ciudad».